Todas las versiones del peronismo rechazaron las críticas del Gobierno

Agustín Rossi.

Pasaron menos de 24 horas desde que Mauricio Macri proclamó por TV, por quinta o sexta vez, su tesis de un diálogo político con los gobernadores del PJ para tratar de domar la crisis económica.

Ocurrió este lunes en Tucumán durante al acto del Día de la Independencia pero el martes, en Casa Rosada, apareció otro Macri: durante la reunión de gabinete se dedicó a castigar a quienes invitó a un “gran acuerdo nacional”, el neo-GAN que voceó Marcos Peña pero hasta ahora solo fue un anuncio.

En modo épico, para animar a los propios, Macri se auto elogió: “El mundo nos identifica como los únicos garantes del modelo” dijo, según reconstruyó Clarín, y ametralló al peronismo porque “no logra que el mundo confíe en ellos”.

El toreo del Presidente no cayó bien en el PJ y produjo, quizá con esa intención, la magia de alinear la crítica de todas las versiones del panperonismo.

Agustín Rossi, jefe de Diputados del FpV-PJ y precandidato presidencial usó, con picardía, un indicador de esos que invoca como Biblia el macrismo: el riesgo país.

​“En diciembre de 2015, teníamos menos riesgo país que ahora. El mundo nos prestaría a una tasa menor que la que le prestaría a Macri pero el mundo ya no le presta y por eso debió recurrir al Fondo Monetario”, le dijo Rossi a Clarín.

“Si es por el riesgo país, el mundo tiene menos confianza en Macri de la que tenía en nosotros”, completó el diputado en un alto de una visita a San Fernando.

De la otra punta, Julio Bárbaro, que integra el staff de la intervención partidaria que comanda Luis Barrionuevo, reaccionó ante los dichos presidenciales y lo consideró un rasgo “autoritario”.

“Los gobiernos democráticos hablan con la oposición que les toca y no con la oposición que intentan inventar”, dijo el dirigente y explicó que “cuando un gobierno, como éste o como el anterior, cree que no tiene que dialogar con la oposición expone sus modos autoritarios”.

Julio Bárbaro.

Bárbaro lo atribuyó, además, a una táctica comunicacional de Jaime Durán Barba. Casualidad o no, un enfoque parecido reflejaron desde el peronismo del Senado que comanda Miguel Angel Pichetto.

“Es un show para tapar la crisis”, apuntó un senador del PJ del interior. “Macri se olvida  que el mundo ya no le presta más plata y por eso hubo que recurrir al FMI”, señala el legislador y suma que “ante su fracaso, Macri le echa la culpa a los anteriores y a los opositores de ahora, pero todo es su responsabilidad”.

Este martes, al rato de que Macri reunió a su gabinete en Gobierno, Juan Schiaretti y Gustavo Bordet, dos de los gobernadores del PJ dialoguista, se mostraron juntos en un homenaje a “Pancho” Ramírez en Río Seco, Córdoba.

No hubo menciones directas a los dichos de Macri pero el tema sobrevoló porque está por delante la discusión por el presupuesto 2019.

Bordet citó las críticas de Ramírez sobre “una ciudad rica como Buenos Aires y provincias pobres que era donde se producía la mayor parte de las materias primas” y planteó que “poco ha cambiado en el tiempo”.

Por su lado, Schiaretti apuntó que “es hora del federalismo, es hora de las provincias, es hora de que todo el país pueda crecer sin olvidarse de ninguna región de la Patria”.

Nada es casual: los gobernadores ponen como eje de la negociación por el presupuesto un reclamo de equidad entre lo que recibe el interior y lo que Nación destina, en particular en subsidios y financiando servicios, a Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Durante la visita de Nicolás Dujovne al Congreso, el cordobés Carlos Caserío blanqueó la mirada del PJ del interior que cree que Macri quiere que el ajuste sea más suave en los distritos que gobierna el PRO pensando en su intento de reelección en 2019.

Senador Carlos Caserio.

En Diputados, también sonaron las quejas. “El Gobierno debería preocuparse más por resolver los graves problemas que tienen los argentinos en vez de hablar del peronismo”, dijo a Clarín un legislador de Argentina Federal.

“Macri no puede echar la culpa al PJ por la falta de credibilidad. Debe hacerse cargo de sus propias políticas”, confiaron desde el bloque que preside el salteño Pablo Kosiner.