• Carlos Wagner nombró a once empresas que no estaban siendo investigadas
    • Estela de Carlotto cuestionó que un chofer pueda tener "semejante escritura perfecta"
    • Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"
    • Dietrich: "En el kirchnerismo había una matriz de privilegio para los que estaban cerca del poder"
    • Detectaron una cuenta secreta en Luxemburgo del contador de los Kirchner
    • El empresario Aldo Roggio declaró ante el juez Bonadio, que analiza si lo aprueba como arrepentido

Un buscador rival denunció los “trucos” de Google para aplastarlo

El comunicado de Google en duck.com

Hace unos días, la Unión Europea (UE) le impuso a Google una multa histórica (de 4.300 millones de euros) por abusar de la posición dominante de su sistema operativo Android en dispositivos móviles.

Google ya anunció que apelará al decisión de la Comisión Europea argumentando que Android no fue anti-competitiva, sino que al contrario, robusteció la competencia. El miércoles, una de las miembros de ese ente regulador había dicho que la empresa de plataformas digitales “ha utilizado prácticas ilegales para cimentar su posición dominante en las búsquedas de internet”.

La multa récord fue noticia en todo el mundo, pero la celebró particularmente un rival de Google que tiene la mitad de sus años y sólo 53 empleados.

DuckDuckGo es un firma enfocada en productos que cuiden la privacidad de los usuarios en internet y que siempre ha advertido de la “amplia gama de seguimiento administrada por grandes compañías como Google y Facebook”.

Entre sus productos, ofrece navegadores, extensiones para navegadores, herramientas para sistemas operativos y un buscador de sitios en Internet. Es decir, aunque diminuto, es un competidor de Google.

Ahora, la compañía nacida en 2008 aprovechó la multa para señalar distintas tácticas que sostiene que ha utilizado Google para aplastarla. El miércoles arrancó un hilo en Twitter en el que elogió que la UE haya dado un golpe a “la conducta anticompetitiva de Google”.

“Hemos sentido sus efectos de primera mano duramente muchos años y eso ha llevado directamente a que tengamos menos participación del mercado”, publicó DuckDuckGo.

Según este buscador enfocado en la privacidad, hasta el año pasado era imposible agregar a DuckDuckGo a Chrome en Android y todavía lo es en la versión de Chrome para iOS. “Tampoco estamos incluidos en la lista estándar de opciones de búsqueda como sí lo estamos en Safari, aunque seamos uno de los principales motores de búsqueda en muchos países”, recalcó (Safari pertenece a Apple).

Por otro lado, acusó a Google de que muchas versiones de Android vienen con el cuadro de búsqueda de Google destacado en la pantalla y que, en muchos casos, es imposible cambiarlo por otro. “Durante mucho tiempo, tampoco era posible siquiera remover este widget sin instalar un gestor de la pantalla de inicio que cambiara integralmente como funcionaba todo el sistema operativo”, añadió.

The Google search widget is featured prominently on most Android builds and is impossible to change the search provider. For a long time it was also impossible to even remove this widget without installing a launcher that effectively changed the whole way the OS works.

Pero lo más llamativo, y preocupante, de las denuncias de DuckDuckGo fueron dos extrañas maniobras anti-competencia que le atribuyó a Google fuera de Android.

“Cada vez que actualizamos nuestra extensión para navegadores, a todos nuestros usuarios les salta un cuadro de diálogo oficial en el que les pregunta si no les gustaría cambiar su configuración de búsqueda y deshabilitar la extensión completa”, acusó.

Y por último, lo más increíble, DuckDuckGo dijo que Google hizo que la dirección web “duck.com” redirigiera a los usuarios al buscador de Google. Esto, señaló, “confunde regularmente a los usuarios de DuckDuckGo”. 

Google also owns https://t.co/ud1YyoqbZ5 and points it directly at Google search, which consistently confuses DuckDuckGo users.

Clarín chequeó este viernes que al escribir duck.com en cualquier navegador aparecía el buscador de Google. Pero ya el sábado, duck.com redirigía a on2.com, en donde publicó un comunicado que decía lo siguiente:

 “Google adquirió On2 Technologies y sus productos de video y tecnología en febrero de 2010. (…) Por favor, tenga en cuenta que On2 previamente se llamaba Duck Corporation. Así que si tipeabas Duck.com eras redirigido a On2.com”.  

Luego, el comunicado aclara a los usuarios cómo llegar al sitio ducks.com, al buscador de DuckDuckGo y a la pagina sobre patos (“ducks”, en inglés) en Wikipedia.

DuckDuckGo históricamente ha denunciado las “redes de seguimiento ocultas” que tejen en Internet las grandes compañías de la industria web: “En el 76 por ciento de los casos, los sitios contienen rastreadores de Google, y rastreadores de Facebook en el 24%” para “en el mejor de los casos” vender “publicidad a medida”.

“Desafortunadamente, algunos fueron engañados por supuestas soluciones simples. ¿Crees que el modo ‘incógnito’ impide que Google vea lo que estás haciendo? Pensá otra vez. Los modos de navegación privados se comercializan para hacerte pensar que, si no está en el historial del navegador de tu dispositivo, nunca sucedió. Tristemente, eso no podría estar más lejos de la verdad”, opinó en enero.

DuckDuckGo y Google, privacidad y personalización en las búsquedas.

En un comunicado, DuckDuckGo prometió que su “protección de privacidad bloqueará todos los rastreadores ocultos que se puedan encontrar”, y que puede “rastrear a quién está tratando de rastrear”.

En ese sentido, sostuvo que la extensión del navegador DuckDuckGo y la aplicación móvil también muestran una calificación de grado de privacidad (A-F) cuando visite un sitio web.

“Una vez que empieces a usar la nueva aplicación y la extensión del navegador, rápidamente notarás algo: casi ningún sitio web obtiene actualmente una ‘A’ en privacidad. Eso es porque casi ningún sitio web realmente prioriza tu privacidad”, agregó.

Finalmente, DuckDuckGo promete siempre dirigir las búsquedas a las versiones encriptadas de los sitios y nunca rastrear los datos de las mismas.

Fuentes: DuckDuckGo, Google, Télam