• Carlos Wagner nombró a once empresas que no estaban siendo investigadas
    • Estela de Carlotto cuestionó que un chofer pueda tener "semejante escritura perfecta"
    • Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"
    • Dietrich: "En el kirchnerismo había una matriz de privilegio para los que estaban cerca del poder"
    • Detectaron una cuenta secreta en Luxemburgo del contador de los Kirchner
    • El empresario Aldo Roggio declaró ante el juez Bonadio, que analiza si lo aprueba como arrepentido

Reino Unido advierte sobre la seguridad de los teléfonos Huawei

Estados Unidos y Australia ya habían puesto el grito en el cielo con sus sospechas acerca de la posibilidad de que los teléfonos celulares fabricados por Huawei sirvieran como “espías” del gobierno chino. Y ahora se suma Reino Unido que, a través de un informe elaborado por funcionarios del gobierno británico, advierte que una serie de “deficiencias” de los dispositivos chinos expusieron “nuevos riesgos de seguridad en las redes de telecomunicaciones”.

“Los problemas técnicos y de la cadena de suministro con los equipos fabricados por la firma china Huawei expusieron las redes de telecomunicaciones de Gran Bretaña a nuevos riesgos de seguridad”, detalla un documento revelado por la agencia Reuters y replicado por el diario español ABC.

Allí, funcionarios de seguridad británicos aseguraron que “solo pueden dar garantías limitadas de que las operaciones de la compañía tecnológica en Reino Unido no representan una amenaza para la seguridad nacional”.

Estos datos, que forman parte de una profunda evaluación elaborada por la agencia británica GCHQ, van a contramano de la posición manifestada con anterioridad por el gobierno británico, que le había dado su confianza a los dispositivos chinos.

Desde 2010, Reino Unido controla los productos de Huawei, que son revisados ​​en un laboratorio especial de la compañía, HCSEC, que es supervisado por el gobierno británico y funcionarios de inteligencia.

Sin embargo, la semana pasada, la junta de supervisión redujo el nivel de seguridad proporcionado por HCSEC.

Si bien las autoridades dijeron que HCSEC brindó “experiencia y seguridad técnica única y de calidad mundial”, identificaron a su vez problemas técnicos que limitaron la capacidad de los investigadores de seguridad para verificar el código interno del producto. 

También, según el informe, hubo preocupación sobre la seguridad de los componentes de proveedores externos que se utilizan en productos de Huawei.

En ese sentido, un portavoz del Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Gran Bretaña, que forma parte del GCHQ, dijo que un programa para resolver el problema del código estaba en marcha y debería estar listo para mediados de 2020.

Huawei, el mayor productor de equipos de telecomunicaciones del mundo, asegura que hasta el momento ninguna inspección encontró vulnerabilidades en sus equipos.

Además, para ahuyentar todo tipo de conjeturas sobre espionaje, explica que se trata de una empresa privada y que no está bajo control del gobierno de Beijing ni sujeta a las leyes de seguridad chinas en el extranjero.