Un fallo complica al contador que administraba el famoso prostíbulo Madaho’s

La investigación por el famoso prostíbulo Madaho’s, que funcionó en Mar del Plata bajo la fachada de un pub, sigue avanzando. A principios de este año provocó la renuncia de un juez y el viernes la Justicia rechazó la falta de mérito de su contador, acusado de “prestar colaboración a la obtención de réditos económicos” a partir de la “explotación sexual de mujeres”.

El fallo de la Sala IV de la Cámara de Casación Penal de esa ciudad, al que accedió Clarín, es un respaldo a la investigación que lleva adelante la fiscalía, que apunta no sólo a los imputados que directamente captaron y sometieron a las mujeres a la prostitución para obtener un rédito económico, sino también a todas las personas que participaron de la organización cuyo rol consistió en administrar las ganancias.

En julio de 2017, la Cámara Federal de Mar del Plata había dictado la falta de mérito del contador Diego Alejandro Fay por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual agravado.

Contra esta resolución, el fiscal general subrogante Nicolás Czizik interpuso un recurso en la Cámara de Casación, que esta semana falló en su favor por 2 votos a 1.

En su imputación, el fiscal considera que Fay asesoró “durante años a la constitución de sociedades comerciales a través de las cuales se administró un prostíbulo y a su giro económico diario”, y que “prestó un deliberado y consciente aporte al despliegue de las conductas ilícitas llevadas a cabo por su hermano mayor y el resto de los consortes de la causa”.

Madaho’s, ubicado muy cerca del Sheraton de Mar del Plata, funcionó como “pub” durante alrededor de dos décadas. 

Fue allanado en septiembre de 2014 y allí rescataron a 25 mujeres. La Justicia abrió dos causas: una por trata y explotación sexual, y otra por lavado de dinero.

En las investigaciones surgió que el juez Jorge Ferro, integrante de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata, tenía una relación personal y profesional con uno de los procesados. El Ministerio Público Fiscal lo recusó, le hizo una denuncia penal y pidió que fuera juzgado por el Consejo de la Magistratura. Finalmente, Ferro renunció en marzo de este año.

La cantidad de llamadas y mails que habían intercambiado el juez y Alejandro Ferrarello, el titular del inmueble donde funcionaba Madaho’s (en Alem 4285), eran contundentes.

Ferrarello es uno de los cinco imputados, acusado de ser partícipe secundario del delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

Uno de los dueños del pub que funcionaba como prostíbulo, Mario Sasiain, se entregó en abril luego de estar dos semanas prófugo. En septiembre del año pasado, la Cámara de Apelaciones había revocado un fallo de primera instancia y ordenado su libertad, pero la fiscalía apeló en Casación y a fines de marzo se dispuso que vuelva a ser detenido.