Un estudio revela que la familia de Ana Frank intentó emigrar a EE.UU.

La familia Frank en la plaza Merwedeplein en Amsterdam, en 1941 (Fundación Ana Frank).

La familia de Ana Frank —la nena judía conocida por el diario en el que relató los dos años en que permaneció oculta de los nazis con su familia, en Amsterdam— trató de emigrar a Estados Unidos, pero no lo consiguió debido a la restrictiva política migratoria y demás obstáculos durante la Segunda Guerra Mundial, según un estudio publicado este viernes.

“Los judíos que buscaban escapar de la persecución nazi en Europa debían pasar por un largo proceso de emigración. Había una voluntad limitada de acoger a refugiados judíos”, dice el informe de la Casa de Ana Frank y el Museo del Holocausto estadounidenses, citado por la agencia DPA.

El estudio —publicado exactamente 76 años después de que Otto Frank, su mujer y sus dos hijas se vieran obligados a esconderse en Amsterdam— muestra que la familia tuvo que enviar por segunda vez su solicitud de visado debido al bombardeo que afectó al consulado estadounidense en Rotterdam.

La familia también planeó entrar a EE.UU. a través de Cuba, pero eso se tornó una empresa imposible tras el ataque a Pearl Harbour y la suspensión del tráfico náutico transatlántico.

Ana Frank.

“Me veo obligado a buscar la emigración y, por lo que puedo ver, Estados Unidos es el único país al que podríamos ir”, escribió Otto Frank el 30 de abril de 1941 a su amigo estadounidense Nathan Strauss, que estaba en Nueva York. Según la organización Casa de Ana Frank, Otto había estado trabajando en sus planes de emigrar a los EE.UU. desde 1938. La solicitud de visa de inmigración, con todos los documentos necesarios, debía presentarse al consulado estadounidense en Rotterdam. En los Países Bajos, solo el consulado de Rotterdam emitió visas de inmigración. El consulado fue destruido durante el bombardeo a Rotterdam el 14 de mayo de 1940. Eso llevó a una laboriosa reconstrucción de la lista de espera para las visas, y todas las solicitudes, incluida la de Otto Frank, tuvieron que ser reenviadas.

También hubo obstáculos por parte de EE.UU.: a falta de una política de asilo, los judíos que intentaban escapar de la persecución nazi en Europa debían someterse a un prolongado procedimiento de emigración. Hubo una voluntad limitada de aceptar refugiados judíos, dice La Casa de Ana Frank en un comunicado.

Ejemplar del diario de Ana Frank expuesto para la prensa en el museo de Ana Frank en Amsterdam, Holanda, el 11 de Junio de 2009 (EFE).

Sin embargo, Otto Frank esperaba ingresar a los EE.UU. con la ayuda de su amigo Nathan Straus, quien tenía recursos financieros y conexiones políticas. A pesar de los esfuerzos de los dos cuñados de Nathan y Otto en los Estados Unidos, el intento de emigración no tuvo éxito.

Cuando el Instituto Yivo de Investigación Judía descubrió cartas y otros documentos de Otto Frank en 2007, se publicaron varios artículos sobre sus intentos de emigrar a los EE.UU.. La nueva investigación de la Casa de Ana Frank y el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos se basa en el dossier de Yivo y en nuevas fuentes, tanto de los Países Bajos como de los Estados Unidos.

Otto Frank y sus hijas Ana y Margot (EFE).

Aunque Estados Unidos tenía una política en relación a los refugiados judíos que estaba lejos de ser generosa, está claro que a Otto, Edith, Margot y Ana Frank no se les negó la entrada a los Estados Unidos. Fue debido a cómo se desenvolvieron los hechos que “la solicitud de visa de inmigración de Otto al consulado estadounidense en Rotterdam nunca fue procesada”, dice el comunicado de la Casa de Ana Frank.

Ana Frank, que vivía en Amsterdam, murió a los quince años a causa de una enfermedad, en un campo de exterminio nazi, en 1945, el año en que acabó la guerra. Su padre, el único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto, publicó el diario de su hija en 1947. El libro hoy uno de los más leídos del mundo.