Se consolida un nuevo polo gastronómico en la zona Norte del Conurbano

Uno de los puntos de reunión sobre Libertador, a la altura de Punta Chica, partido de San Fernando.

La Avenida Libertador, a la altura de Victoria, dejó de ser sólo un acceso llamativo por sus árboles añejos, veredas anchas y chalets, entre ochentosos y modernos. Ahora esta zona, más conocida como Punta Chica, también se destaca por el polo gastronómico que se consolidó en los últimos dos años, a partir de la apertura de nuevos locales de comida, pastelería y bebidas, convirtiéndose así en una nueva opción en zona Norte.

Según un relevamiento hecho a lo largo de Libertador, entre Uruguay Del Arca, de 2016 al momento abrieron al menos seis comercios que se dedican a la gastronomía.

Hace 15 años, aproximadamente, se habían instalado un puñado de cafetería y una cervecería, que siguen funcionando. Hasta que en 2013, a Sebastián Isabella, vecino de San Fernando, la ausencia de oferta gastronómica sobre Libertador lo impulsó a montar su propio emprendimiento.

“Así nació ‘Orione’, de la ausencia de un lugar donde los vecinos de la zona se pudiera reunir y consumir buena gastronomía”, explicó Isabella. Su restorán, ubicado en la esquina de Don Orione y Libertador, tiene una estilo ecléctico, tanto su carta como el diseño del local.

Ese restorán fue el puntapié para lo que vino después. Como ocurrió con “Orione”, los dueños de los comercios de gastronomía que abrieron en los últimos dos años son en su mayoría sanfernandinos.

“En noviembre del año pasado empezamos como una cervecería. Y en estos últimos meses, nos convertimos en un bar cultural. Ofrecemos buena comida y bebida, con shows en vivo de bandas de jazz y cantautores, y stand up. Las propuestas van cambiando”, contó Ignacio Hourquescos, dueño de “Virna Club” junto con su amigo Guillermo Cudmani.

Al proyecto también se asoció Sebastián Isabella. El bar funciona en una casona con patio y terraza. Su público es variado: la edad de los clientes oscila entre los 20 y 50 años.

Son emprendimientos que en la mayoría de los casos pertenecen a vecinos del Distrito. 

A pocas cuadras de distancia, desde junio del año pasado atiende al público la casa de té “Süss”. Esta es la segunda sucursal de este emprendimiento dedicado a la pastelería, la original queda en Martínez, San Isidro. “Elegimos instalarnos en Punta Chica por el crecimiento que tuvo la zona. Llega gente de todo el corredor norte. Los sábados, domingos y feriados tenemos espera de hasta un hora”, reflejaron desde la gerencia.

Lo que marcaron desde la casa de té, que desde diciembre extendió su horario hasta la noche los jueves, viernes y sábados para ofrecer cena, ocurre en prácticamente todos los comercios gastronómicos de Punta Chica: sus clientes son principalmente del Partido, pero también reciben público de San Isidro, Vicente López, Tigre y Capital, hasta donde tenían que irse antes los sanfernandinos para encontrar locales similares.