Los primeros perros en Estados Unidos llegaron de Siberia y desaparecieron por la colonización europea

Los primeros canes de América del Norte llegaron al continente desde Siberia.

Los primeros perros que habitaron América del Norte llegaron de la vasta región de Siberia (Rusia) hace unos 9.900 años y desaparecieron por culpa de la colonización europea desde el siglo XV, según un estudio publicado en la revista especializada Science. 

Los perros más antiguos hallados en el continente, conocidos como “precontacto”, datan de hace unos 9.900 años, unos 6.500 años después de la llegada de los primeros humanos.

Un equipo de 50 investigadores analizó muestras de ADN halladas en 71 antiguos perros encontrados en América del Norte y Siberia, que compararon genéticamente con perros modernos.

Su resultado confirma con un grado de certeza sin precedentes que los perros americanos llegaron por el Estrecho de Bering, por la misma ruta que los humanos.

El ADN de los perros americanos modernos no tiene nada en común con los antiguos, que descienden de perros de Siberia oriental.

“Es fascinante ver que una población de perros que ha vivido en muchas regiones de las Américas durante miles de años, y que formaba parte integral de las culturas de los nativos americanos, haya podido desaparecer tan rápido”, dice el autor principal del estudio, Lawrence Frantz, un experto en ADN antiguo de la Universidad Queen Mary en Londres.

Las posibles razones incluyen enfermedades, persecución cultural o el deseo de los europeos de criar a sus propios perros. Pero la velocidad de la desaparición sorprendió a los investigadores.

El equipo de investigadores también descubrió que la firma genómica de un cáncer transmisible que afecta a los canes parece ser uno de los últimos restos “vivos” del patrimonio genético de los perros que poblaron EE.UU. antes del contacto europeo.

Estos nuevos hallazgos refuerzan la idea de que los primeros habitantes humanos y sus perros de EE.UU. enfrentaron “muchos de los mismos desafíos después del contacto europeo”.

“Se sabe cómo los pueblos indígenas de América sufrieron las prácticas genocidas de los colonos europeos. Lo que encontramos es que los perros de esos pueblos experimentaron una historia aún más devastadora y una pérdida casi total, posiblemente como resultado de cambios culturales forzados y enfermedades”, concluyeron.

Fuente: Agencias