Los ocho chicos rescatados de Tailandia se “recuperan” sin problemas graves

Las autoridades sanitarias de Tailandia confirmaron este martes que los ocho niños rescatados hasta ahora tras pasar más de dos semanas atrapados en una cueva del norte del país se “recuperan” sin mayores problemas de gravedad.

El ministro de Salud Pública, Jesada Chokedamrongsuk, precisó que los doctores han analizado la sangre y los pulmones de los menores, además de proveer de manera intravenosa suero para mejorar sus defensas e inyectarles varias vacunas.

Tras el rescate de los menores, cuatro el domingo y otros cuatro el lunes, fueron trasladados para evaluar su estado de salud al hospital de Chiang Rai, capital de la provincia homónima y donde se encuentra la cueva

Los que fueron rescatados el domingo muestran leves irregularidades en su respiración, aunque la sospecha de los médicos es si pueden sufrir de un principio de neumonía.

Los cuatro primeros llegaron con signos de hipotermia, debido a las duras condiciones que afrontado atrapados y durante la etapa de buceo que tenían que superar para salir al exterior.

A su vez, otro de ellos tiene un pequeño corte en la pierna derecha. Por otro lado, confirmó que ninguno tiene fiebre y que todos están recibiendo apoyo psicológico.

“Se está alimentando a los niños con comidas suaves y de fácil digestión”, indicó el doctor Jesada.

En tanto,  informó que los chicos continuarán hospitalizados al menos una semana más, lo que les impediría asistir a la final de la Copa del Mundo en Rusia, luego de que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, los invitara al evento.

Los chicos rescatados aún no han podido tener contacto directo con sus familiares, quienes han tenido que verlos a través de un cristal para prevenir que les pudieran contagiar alguna enfermedad debido al débil sistema inmunológico de los rescatados.

Las autoridades esperaban proceder durante este martes con la tercera misión de rescate para evacuar de la gruta, a unos 4 kilómetros adentro, al resto de los atrapados, cuatro niños y su tutor.

Las precipitaciones que desde altas horas de la madrugada continuaban sin cesar en la región son una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado.

Los trece -doce escolares de entre 11 y 16 años y su tutor de 26- se internaron en la cueva el sábado 23 de junio tras finalizar un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida.