Los centros de esquí acordaron limitar las subas de precios y esperan 100 mil visitantes más

En el Cerro Catedral hay espacios para principiantes y también para los esquiadores más experimentados.

“Esta vez no puede fallar”. Esa parece ser la consigna en los principales centros invernales del país que, tras varios años complejos, proyectan para esta temporada, de junio a octubre, un crecimiento de hasta 100.000 turistas en su convocatoria respecto del año pasado.

El optimismo se basa en que más vuelos que facilitan llegar hasta las ciudades de montaña y en que el dólar más alto actuó como un imán, por un lado abaratando la opción argentina para los turistas extranjeros y por otro lado volviendo más caros los centros de esquí del exterior para el bolsillo nacional.

“La situación económica hará que tengamos más gente en los centros de esquí del país. Si en la temporada 2017 llegaron 600 mil visitantes, para esta creemos que podremos crecer hasta los 680 mil o los 700 mil”, pronostica Pablo Torres García, presidente de la Cámara Argentina de Centros de Esquí y Turismo de Montaña. 

Según estima, estos nuevos visitantes serán “50% locales y 50% extranjeros”. “Estamos teniendo más brasileños, pero también más gente llegando desde Córdoba y Rosario, por la mayor conectividad aérea”, destaca. 

A Bariloche, por ejemplo, Aerolíneas Argentinas programó 82 frecuencias diarias, con 11% más de asientos que un año atrás. Y habrá una oferta 18% mayor en la ruta Buenos Aires-Chapelco.

“El nuevo tipo de cambio nos ayuda porque nos hace más atractivos para turistas y nos permite recuperar a un público argentino que en años anteriores quizás se iba a Chile, a esquiar y a comprar”, explica Torres García.

De todas maneras, en la Cámara cuentan que, para reforzar estos incentivos, los principales centros invernales acordaron también moderar aumentos de precios. “Este año los servicios en la montaña tuvieron un ajuste en pesos de 17 a 20%. Decidimos no trasladar la devaluación a los precios, pese a que todos nuestros insumos están en dólares. Y también, aunque subieron las tasas, apostamos a sostener las cuotas sin interés”, agregó el empresario.

En estas condiciones, Bariloche espera una de sus mejores temporadas de la última década, incluso con expectativas de romper el récord de turistas invernales. Se estima que entre julio y septiembre podrían llegar a esa ciudad unas 500 mil personas.

Los principales centros invernales de la Patagonia ya abrieron sus puertas. Según las previsiones, sólo por el Cerro Catedral pasarán más de 400 mil personas, en la temporada que celebra sus 80 años. 

En el Cerro Bayo, de Villa La Angostura, todo indica que romperían el techo de 100 mil visitantes alcanzado durante las vacaciones del año pasado. , Chapelco, en tanto, San Martín de los Andes, tuvo 4 mil esquiadores el pasado fin de semana y espera 6 mil para este, según datos del Ministerio de Turismo de Río Negro.

Una postal de Cerro Bayo, el centro de esquí de Villa La Angostura.

Las Leñas, en el sur mendocino, se preparó para este invierno repavimentando la ruta de acceso -que estaba muy deteriorada- sumando Wi-Fi gratis en todos los hoteles y cinco pistas. Allí ahora las expectativas también son altas, luego de las nevadas del fin de semana pasado, que pusieron las pistas a punto y presagian una buena temporada.

“Fue realmente una fiesta por la cantidad de público y las condiciones de nieve”, dice a Clarín Fernando Pasamano, gerente de operaciones de Las Leñas. 

Otra situación se da en la alta montaña mendocina, sobre la ruta 7, donde el único centro de esquí habilitado es Los Puquios, un parque de nieve con nivel inicial del deporte. En Penitentes aún no están habilitados los medios de elevación por un problema en la convención del predio para funcionar, así que los turistas pueden hospedarse, comer y jugar con la nieve, pero no usar las telesillas para esquiar.

¿A cuánto se fueron los costos de esquiar? En Las Leñas, en temporada alta, el pase diario a los medios de elevación vale $ 1.590 para adultos y $ 1.280 para los niños. En el Catedral cobran $ 1.755 y $ 1.510 respectivamente, en el Cerro Bayo $ 1.530 para adultos y $ 1.230 para niños y en Chapelco $1.660 y $ 1.330. 

En cuanto al alojamiento, los hoteles y hosterías más económicos en Bariloche rondan los $ 2.000 pesos, mientras que los complejos más lujos ofrecen habitaciones dobles entre los $ 25.000 y los $ 37.000 la noche.

Y para comer, el menú turista oscila este año entre los $ 120 y los $ 200, incluyendo platos vegetarianos o las típicas salchichas alemanas (“Pancho Curry Wurst con papas”) en cervecerías artesanales. Un paseo por el Circuito Chico cuesta $ 450 por persona. El viaje a la Isla Victoria en barco se ofrece a $ 1.400, igual que un recorrido en cuatriciclo con guía. Para un recorrido por los lugares históricos de la localidad, se necesitan $ 500 pesos por persona.

Informes: Roxana Badaloni (desde Mendoza) y Claudio Andrade (desde Bariloche).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *