Entregan a la Justicia las imágenes del Rigel bajo el mar y se define si intentan buscar los cuerpos

Imagen del indicio detectado por el buque Víctor Angelescu en el lugar donde se encontró al Rigel.

Las imágenes captadas a casi 100 metros de profundidad del pesquero Rigel llegan este lunes a la Justicia, en lo que representa un paso clave para definir cómo continuará el operativo de búsqueda del naufragio. Ocho de los nueve tripulantes aún están desaparecidos.

Prefectura informó que “el guardacostas SB-15 Tango, perteneciente al Servicio de Salvamento, Incendio y Protección Ambiental de la fuerza, arribó a Puerto Madryn para entregar las filmaciones y fotografías tomadas por el ROV (robot operado a distancia) en las tareas de investigación subacua”.

Las imágenes serán entregadas al Juzgado Federal de Primera Instancia Nº 2 de Rawson, a cargo de Gustavo Lleral, que interviene en el caso.

Si bien no fue confirmado oficialmente el contenido de estas filmaciones, ya se había informado que el robot había logrado detectar el nombre del barco y su puerto de procedencia -Rigel y Mar del Plata- en el casco hundido.

Este domingo se dio a conocer un nuevo hallazgo del ROV: el contenedor de balsas salvavidas cerrado a bordo del barco.

Esto avaló la hipótesis de que los cuerpos de los tripulantes podrían estar dentro del casco, que quedó a 93,30 metros de profundidad. Una hipótesis es que la emergencia evolucionó tan rápido que no hayan tenido la oportunidad de salir del barco. La otra opción es que se hayan arrojado al mar antes de que el buque se hunda.

Los familiares reclaman que los cuerpos de los marineros sean recuperados.

El juez Lleral había dicho días después del hallazgo que las imágenes captadas por el ROV del guardacostas Tango serán determinantes para la investigación. En cuanto a la continuidad del operativo, dijo que dependerá de las posibilidades que se planteen a partir del informe que debe presentar Prefectura. Eso es lo que se debe definir ahora.

El ROV es un equipo que se desplaza bajo el agua sin necesidad de ser manejado por un operador abordo. Forma parte de un amplio grupo de sistemas submarinos conocidos como vehículos submarinos no tripulados, una clasificación que incluye a los vehículos submarinos no-autónomos operados por control remoto (ROV), y los controlados y alimentados desde la superficie por un operador/piloto a través de un umbilical.

El Rigel había zarpado con nueve tripulantes a bordo el martes 5 de junio del Puerto de Mar del Plata rumbo al sur para abocarse a la pesca de langostinos. El último contacto que tuvo con las autoridades fue alrededor de las 23 del viernes 8 de junio. Iba a la búsqueda del langostino, que por esta época abunda en las costas de Chubut y cuyo valor de venta es mayor al de cualquier otro marisco. El único cuerpo que hallaron es el de su capitán, Salvador Taliercio.

En el pesquero también viajaban el segundo patrón Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas Néstor Rodríguez, el auxiliar de máquinas Cristian Osorio y los marineros Amadeo Jonatan, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez, Pedro Mierez y Rodrigo Blanco.

La búsqueda, en la que participaron la Armada, Prefectura Naval y también buques pesqueros, se llevó a cabo principalmente a la altura de la costa de la ciudad de Rawson. El barco fue hallado a unos 180 kilómetros de Punta Tombo, la reserva continental del pingüinos de Magallanes.