El padre de Fernando Pastorizzo, sobre Nahir Galarza: “Estoy satisfecho con la condena”

El padre de Fernando Pastorizzo, el joven de 20 años que fue asesinado por Nahir Galarza (19) en Gualeguaychú el 29 de diciembre de 2017, dijo que está “satisfecho con la condena” que recibió la ex novia de su hijo. Le dictaron prisión perpetua.

Gustavo Pastorizzo fue uno de los invitados al programa de Mirtha Legrand de los sábados a la noche. “La Justicia hizo un trabajo brillante”, afirmó.

“Cuando escuché la sentencia se me vino a la mente la imagen de ‘Nando’. Le cumplí lo que le había prometido. Dejé la vida durante 6 meses para lograr esto. Siento la satisfacción de haberle cumplido a Fernando”, comentó.

Gustavo Pastorizzo también cuestionó el rol de Marcelo Galarza, el padre de Nahir, que es policía y la noche del crimen dejó el arma que usó la joven arriba de la heladera de la casa.

“Tiene responsabilidad”, afirmó. “Usó el arma, lo remató de 2 tiros, volvió a la casa y se fue a dormir”, relató sobre el accionar de Nahir el día del crimen.

Recordó a su hijo como “un chico común, lleno de sueños”. Y contó, entre tanto dolor, que va a ser padre nuevamente y que el bebé “va a nacer el mismo día que Fernando”.

El martes pasado los jueces dieron el veredicto. Determinaron que Nahir y Fernando eran novios y también que los disparos fueron voluntarios.

Lo asesinó la madrugada del 29 de diciembre. Fue a las 5.15 entre las calles General Paz y Artigas. La pareja viajaba en una moto. Fernando recibió el primer disparo de espaldas. Cayó del vehículo, boca arriba, y recibió el segundo impacto de frente. Ambos fueron en el tórax y los 2 le atravesaron el cuerpo.

“Ha quedado destruida la hipótesis de la defensa de que los disparos se produjeron de manera involuntaria”, aseguraron, y determinaron que se produjo un “homicidio calificado por una relación de pareja”, lo que había solicitado el fiscal.

No obstante, descartaron la alevosía, que habíanpedido las querellas. Y también, en otro dato clave,descartaron el atenuante de la violencia de género, lo que podría haber reducido la pena para Nahir.