• La Justicia no cree en el relato de los aportes para la campaña y se concentra en las coimas de los años pares
    • Sólo el 20% de los empleados públicos cobró el plus completo por presentismo
    • La Justicia no cree en el relato de los aportes para la campaña y se concentra en las coimas
    • Cómo será el operativo de seguridad para la nueva indagatoria de Cristina Kirchner en Tribunales
    • El 40% de los empleados públicos cobró el plus por presentismo
    • Un adelanto del ajuste, el pacto sindical y Carrió contraataca en la Justicia

El enigmático mensaje del papa Francisco, tras el rechazo al aborto legal en el Senado

No escribió las expresiones “aborto”, “rechazo” ni “niño por nacer”. Tampoco habló del 38-31 en el Senado. Muchos menos de “las dos vidas. Sin embargo, el papa Francisco publicó un enigmático mensaje en su cuenta de Twitter que bien podría relacionarse con el rechazo al proyecto de legalización del aborto en la Argentina, su Argentina. 

“El Reino de Dios crece en el mundo de forma misteriosa, sorprendente, con el poder de la pequeña semilla”, publicó Francisco en su cuenta de Twitter, sin mayores referencias… Lo hizo unas horas después de que se conociera el resultado en el Congreso, cuando ya amanecía en el Vaticano. 

El Reino de Dios crece en el mundo de forma misteriosa, sorprendente, con el poder de la pequeña semilla.

En reiteradas oportunidades, el Papa había sido muy crítico con el proyecto de despenalización, lo que despertó fuertes cuestionamientos por parte de los activistas “verdes”. 

Una de sus intervenciones más polémicas ocurrió dos días después de la media sanción en Diputados, cuando dio un duro discurso sobre el aborto, al que calificó de “moda” y lo comparó con “lo que hacían los nazis para cuidar la raza, pero con guantes blancos”. 

“Cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa: la primera oferta es ‘¿lo tiramos?’. El homicidio de los chicos. Para resolver una vida tranquila, se tira un inocente”, había sostenido Jorge Bergoglio.

En este sentido, la Iglesia tuvo una activa participación a lo largo del debate. De hecho, acompañó una marcha hacia la Quinta de Olivos y organizó otra multitudinaria en el Obelisco. Incluso el arzobispo de la arquidiócesis de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, aseguró que la interrupción voluntaria del embarazo “es dramática” y es un camino “sin salida”.