• Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"
    • Dietrich: "En el kirchnerismo había una matriz de privilegio para los que estaban cerca del poder"
    • Detectaron una cuenta secreta en Luxemburgo del contador de los Kirchner
    • El empresario Aldo Roggio declaró ante el juez Bonadio, que analiza si lo aprueba como arrepentido
    • Gabriel Romero, dueño del grupo Emepa, es el nuevo arrepentido en la causa de los cuadernos
    • Gabriel Romero, un "radical de toda la vida" con llegada a todos los gobiernos

Descubren que trabajaban médicos truchos en el hospital público de Cañuelas

Dos médicos “truchos” que robaron la identidad a dos profesionales brasileños y otros cuatro médicos “flojos en papeles” pusieron en la mira al Hospital Dr. Ángel Marzetti de Cañuelas. Todos los supuestos profesionales investigados son de nacionalidad brasileña. 

Durante nueve meses, Felipe Nori simuló ser otra persona. Según lo publicado en el medio local InfoCañuelas, el hombre fue contratado en agosto de 2017 para cubrir guardias de clínica médica. Pero no tenía título. Entonces usó la matrícula, el DNI y el diploma de un médico brasileño, llamado Joao Peixoto Dos Santos Neto, con quien había estudiado.

Nori dejó de ir al hospital a mediados de abril, cuando surgieron sospechas sobre su identidad. Tras conocerse el caso, se radicó una denuncia penal en la Fiscalía Nº 1 de Cañuelas por uso de identificación falsa, estafa, falsificación de documento público, ejercicio ilegal de la medicina y usurpación de títulos y honores.

Luego se conoció un segundo caso de características similares. Una mujer llamada Thais Soares Costa había ejercido como médico en el mismo hospital usurpando la identidad de otra mujer, llamada Sonia Banhuki Galvao. Fue denunciada en la Comisaría Nº1 de Cañuelas, por los mismas causales que Nori.

Los concejales de Cambiemos Cañuelas hicieron dos denuncias, una por Felipe Nori y otra por Thais Soares Costa. La concejal Elisabet Romero dijo a Clarín que los falsos médicos no son pareja, desmintiendo lo que había circulado en algunos medios. “Felipe Nori falsificó todo su legajo el año pasado. En abril de este año se casó mediante matrimonio igualitario y falsificó también la partida de matrimonio para poder tener la licencia”, dice la concejal. Agrega que el falso médico trabajó un año en el hospital y añade que según pudo saber, el hombre se desempeñaba en el servicio de guardia y atendía “lo que venía”, con el agravante de que nunca se recibió de médico.

“Estudió algunos años y después le usurpó la identidad y el título a un compañero de facultad que sí se recibió”, detalla. Ante la consulta de si hay algún nexo entre Nori y Soares Costa, responde que “eso es lo que queremos que la justicia investigue” y agrega que “hay varios médicos brasileños que estuvieron en la Universidad de Morón. Todos vienen de la misma universidad y de la misma forma han sido contratados”.

“Para contratar a un médico se hace una entrevista personal con documentación. La persona que se ocupaba de contratar estos médicos es imposible que no haya comprobado que la fotocopia que él presentaba no era de su cara. En el caso de Nori, él es rubio y el médico real era morocho. Era muy evidente. Y no es que truchó la fotocopia del DNI, sino que el DNI era el del verdadero médico”, sostiene la concejal.

Ante toda esta situación, el Departamento Ejecutivo Municipal de Cañuelas ordenó el inicio de un sumario administrativo. Además, suspendió el pago de sueldos a todos los médicos hasta que presentaran la matrícula provincial al día y demostraran que están inscritos en el colegio de médicos.

Una vez terminada la revisión de todos los legajos, el martes 17 de julio, otros cuatro profesionales fueron separados. “Se dieron de baja los contratos de cuatro miembros del personal profesional por no haber acreditado la documentación correspondiente”, indicó en un comunicado el Hospital Dr. Ángel Marzetti.

“Además se ha solicitado se investigue si alguno de los alcanzados por esta medida ha usurpado identidad, título y matrícula médica, y se requirió ampliación de la investigación a los centros de salud públicos y privados, en especial del Distrito III, para saber si los dados de baja más los anteriormente denunciados han utilizado documentación apócrifa en otros ámbitos”, agrega el comunicado.

La Asociación Sindical de Trabajadores Municipales de Cañuelas (ASTMC) hizo la investigación primaria y le pidió a los concejales de Cambiemos que intervengan. “Ojalá que se investigue y que aquellos que se llevaron un peso de más que lo devuelvan”, dice el secretario general, Daniel Suárez, quien recibió a Clarín en su despacho.

“Felipe Nori cobraba 170.000 pesos de sueldo. No iba a trabajar nunca, pero cobraba esa plata”, dice Suárez. Agrega que “aparentemente” era familiar del verdadero médico al que le había usurpado la identidad. Señala que Nori se casó con un policía, pero que al contraer ese matrimonio igualitario usó otro nombre.

Respecto a Thais Soares Costa, explica que ella sí se había recibido de médica en Brasil (a diferencia de Nori, que nunca se recibió) pero que ella no pagaba la matrícula obligatoria para poder ejercer la profesión en Argentina.

 “Los seis (los dos denunciados y los cuatro separados del cargo) son brasileños y todos figuran con la documentación de la universidad de Morón”, dice Suárez.

El Marzetti es el único hospital público que hay en todo Cañuelas. Ante el escándalo, Suárez asegura que “el director del hospital y el jefe de los médicos dieron un paso al costado”.

Respecto al resto de los profesionales que atienden en el hospital, el comunicado “da fe” de que “cada uno de ellos a la fecha cuenta como corresponde con su Matrícula Provincial al día y están inscriptos en el Colegio de Médicos del Distrito III, Morón”. Además, indica que “se pone a disposición de quien lo quiera verificar la nómina de médicos que forman parte del plantel profesional del hospital y unidades sanitarias con su número de matrícula, para dar seguridad y tranquilidad a la población”.

Ya se conocen al menos dos víctimas del engaño. Al enterarse de la denuncia, una vecina llamó a la ASTMC para informar que su marido se atendió con Nori y que el falso médico le dijo que no tenía nada. Pero el hombre luego fue operado en un hospital de Lobos por un preinfarto. Desde el sindicato le sugirieron a la mujer que hiciera la denuncia policial.

También fue paciente de Nori el hijo de Ignacio López, un empleado municipal que vive en Máximo Paz, localidad vecina a Cañuelas. El chico, de unos 16 años, fue a atenderse por un fuerte dolor al costado del pecho. Pero el médico “trucho” le indicó tomar Ibuprofeno y le dijo que se le iba a pasar. Terminó en la clínica de Monte Grande operado de urgencia.