• Carlos Wagner nombró a once empresas que no estaban siendo investigadas
    • Estela de Carlotto cuestionó que un chofer pueda tener "semejante escritura perfecta"
    • Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"
    • Dietrich: "En el kirchnerismo había una matriz de privilegio para los que estaban cerca del poder"
    • Detectaron una cuenta secreta en Luxemburgo del contador de los Kirchner
    • El empresario Aldo Roggio declaró ante el juez Bonadio, que analiza si lo aprueba como arrepentido

Debate sobre el aborto: un ex ministro de Salud dijo que quiere parecerse a Europa y no a África

24/7/2018. sociedad debate x el aborto en Senado. (Foto Lucía merle) El senador Pichetto durante el debate. Foto: Lucía Merle

En esta quinta reunión del plenario de Senadores que discute la legalización del aborto se destacó la presencia de médicos, en su mayoría varones. Ocurrió lo mismo que en los encuentros anteriores, las exposiciones se extendieron, las preguntas de los legisladores fueron muchas y las horas pasaron lentas. A las ocho de la noche restaban aún diez oradores. 

Además del ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, hablaron otros médicos de argentina y del exterior. Entre ellos, quienes se mostraron favorables a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, volvieron a hacer énfasis en la salud pública, el derecho de las mujeres, a su autonomía. Repitieron que el aborto legal, a mediano y largo plazo, baja las tasas de aborto, la mortalidad materna y hasta la mortalidad infantil. También aseguraron que bajan los costos de la salud, por el uso de los medicamentos modernos y la baja de las complicaciones que terminan en internaciones hospitalarias. 

Los que se oponen también repitieron argumentos conocidos a esta altura del debate: que hay vida desde la concepción, que el feto tiene derechos, que el aborto es un delito, que ya no nacerán chicos con discapacidades y que bajará la población del país. 

Leonel Briozzo, ex subsecretario de Salud de Uruguay, mostró las cifras de las “mejoras” en la salud desde que el aborto es legal allí. “Hablar de concepción es religioso, nosotros hablamos de fertilización, autonomía, Justicia, beneficencia y no maleficiencia, la bioética es alta en Uruguay”. El mexicano Patricio Sanhueza, secretario del Comité de Mortalidad Materna de México, también habló de “derechos” y “salud pública”. 

Un poco antes, el ex ministro de Salud Ginés González García, recordó los problemas que tuvo con la sanción de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva: “que suerte que al menos hoy todos dicen que están de acuerdo con la educación sexual”. “¿Por qué creo que esta ley es importantísima? Porque hay una evidencia mundial que nos muestra que con el aborto legal baja la mortalidad materna. El mundo no puede equivocarse. El propio presidente dice que hay que ir para ahí. Yo quiero parecerme a Europa, a Estados Unidos, no a Africa”. 

El senador Pichetto recordó que fue un obispo castrense el que había pedido tirar a Ginés al río por querer repartir anticonceptivos. Y habló de la Iglesia, de su mirada “medieval”. La senadora tucumana Silvia Elías de Pérez se sintió aludida y pidió respeto, que ni ella ni los otros senadores que se oponen son “medievales”.

Ernesto Beruti, jefe de Servicio de Obstetricia del hospital Austral, habló de fetos y embriones: “Yo he tenido en mis manos fetos de todas las edades gestacionales… por eso jamás podría hacer un aborto. No se puede privilegiar la libertad por sobre la vida”. Y planteó: “Imaginemos una mujer que está de 30 semanas, y dice que tiene riesgo psíquico, lo va a pedir, va a pedir el aborto ¿Vamos a permitir que cualquier pedido por riesgo psíquico termine con la vida de un niño?”. Y criticó a la Organización Mundial de la Salud, porque avala la interrupción voluntaria de los embarazos.

Por el mismo camino fue Gerardo Amarilla, diputado de Uruguay. Aseguró que se miente con las cifras, que en Uruguay no bajaron los abortos ni la mortalidad materna, que hay mujeres que se han hecho “hasta 18 abortos: dan pena por los bebés no nacidos y por la vida que ellas están llevando”. Criticó al Fondo de Población de las Naciones Unidas y a las fundaciones internacionales “que siguen la estrategia de los Estados Unidos que quieren imponer el aborto en todo el mundo”. 

“El aborto legal se ha llevado más vidas que el nazismo”, dijo Amarilla, que se mostró contrario al aborto incluso en los casos de violación. Se quejó de la “ideología de género”y aseguró que las mujeres que abortan tienen que ir presas. 

Alejandro Etchegaray, médico, habló de “el feto como paciente”. Fue el primer orador del día en mostrar fotos de fetos y embriones. Ya eran casi las ocho de la noche y entre el cansancio y las imágenes, medio salón quedó vacío. Y aún restaba completar la mitad de la lista de oradores. El debate seguirá este miércoles en la sexta reunión en la que expondrán 22 especialistas, fundamentalmente de la salud y el derecho.