De la hidroponia a la carbonada, en un aula taller móvil de Caminos y Sabores

Ensalada de verduras de diversos colores, cultivadas con la técnica de hidroponia.

Verduras frescas combinadas en arco iris, con lima dulzona, peras y maníes, en cama de endivias, armaron una ensalada que en Caminos y Sabores deleitó a los que se acercaron al Aula Taller Móvil, un camión equipado como cocina en medio de la feria. 

El espacio sobresale no tanto por su tamaño sino por el sentido didáctico al que aspira, y por cierto logra, captando el interés de adultos y niños sobre las mil y una modalidades de alimentación saludable que siempre da gusto, mucho gusto, conocer e incorporar como hábito. 

Las clases se desarrollan varias veces al día en el evento que concluye mañana lunes en la Rural, y son animadas por entusiastas del arte culinario, desde el ingeniero Mariano Winograd, promotor del consumo de frutas y verduras desde la Organización “5 al Día” hasta cocineras-pasteleras como Nadia Mansilla, que el sábado protagonizaron un dúo que “dio cátedra”, al alcance de todos, sobre el uso de vegetales cultivados por hidroponia.

La organización de la movida es coordinada por el Instituto Nacional de Educacion Tecnológica (INET), que desde el Ministerio de Educación lidera las políticas públicas en materia de educación y trabajo. A través de trailers equipados para gastronomía -en este caso, porque también hay textiles, mecánicos, metalúrgicos y hasta para enseñar tornería- el objetivo es impulsar la formación profesional y laboral en la cadena de valor de los alimentos y la cocina en todo el país.

Vale la pena conocer estos acoplados: son estructuras transportables que como un elemento dinámico de interacción con diversos públicos, acerca oportunidades de capacitación. En esta oportunidad, es una valiosa herramienta para la promocion y difusión de prácticas alimentarias saludables.

Público de todas las edades siguen con atención las clases sobre productos y técnicas en el aula móvil del ministerio de Educación.

Las actividades proponen un abordaje que recupere productos, técnicas y elaboraciones que expresan identidad y promuevan cadenas productivas locales. El viernes, por ejemplo, elaboraron y compartieron un chupin de pescado de río y mar de Chubut y el sábado a media tarde, un rato antes de la clase de ensalada e hidroponia, se disfrutó de un auténtico té argentino. Este domingo hubo una demostración sobre alfajor marplantense y a las 18 se armará una fiesta anticipatoria del 9 de Julio con una carbonada en vivo.

Es otro opción del mapa federal de oportunidades culinarias para visitantes y turistas que ofrece Caminos y Sabores. “La alquimia entre ser, hacer y compartir sabores que son patrimonio, motiva la generación de experiencias y vivencias únicas. Reconocer y evocar historias, culturas, tradiciones a través del gusto, además permite revalorizar la cultura, y ofrece una herramienta de crecimiento económico regional y nacional”, fundamentan los organizadores.