Cae “el gurú del yoga”, acusado de someter sexualmente a sus fieles

La Justicia Federal de Mar del Plata desbarató a una organización comandada por un líder espiritual que captaba a personas en situación de vulnerabilidad para someterlas laboral y sexualmente. Funcionaba amparada en la fachada de un hotel en pleno centro de la ciudad, de donde fueron rescatadas diez víctimas. Tras un allanamiento, la Policía secuestró armas y detuvo a 4 personas, incluido el líder de la supuesta comunidad que se hacía llamar “El gurú del yoga”.

La investigación comenzó a principio del año luego de la denuncia de una víctima ante el Protex (Procuradores de trata y explotación de personas), pero en principio el caso quedó en manos de la Justicia provincial porque no había elementos que configuraran el delito de trata de personas. Pero la investigación se profundizó, hubo nuevos testimonios y los investigadores pronto advirtieron que había otros elementos: “captación, acogimiento con fines de explotación laboral y sexual y reducción a la servidumbre. Por eso la causa recató en la Fiscalía Federal 2, de Nicolas Czizik, y el Juzgado Federal 3 del juez Santiago Inchausti.

La organización funcionaba en el Hotel City, en Diagonal Alberdi al 2500. En este lugar estuvo por lo menos los últimos ocho años, confió una fuente a este diario, pero la comunidad opera desde hace muchos años y lo hizo en distintos lugares, como Buenos Aires. “La hipótesis de investigación contempla la existencia de una organización que desde la década del 70 capta a personas en situación de vulnerabilidad y bajo el ropaje de pertenencia a una comunidad, siguen a su líder espiritual y terminan siendo explotados, limitándose su libertad”, contó la fuente. Han sido denunciados casos de mujeres que sufrieron abusos sexuales reiterados.

Hay cuatro detenidos, incluido el líder espiritual, un hombre de 72 años, y su esposa, de 66. Los otros son dos hombres, uno de 39 años y otro de 71, venezolano. Los efectivos de la Policía Federal se sorprendieron por la cantidad de armas y municiones que encontraron en el hotel, registradas a nombre de uno de los detenidos, que están siendo investigadas.

Los investigadores creen que en algún momento, bajo la figura del mismo líder, la organización también funcionó en Venezuela.

Hay secreto de sumario. “La investigación continúa, la prioridad actual además de comprobar el delito, es garantizar la asistencia a las víctimas”, dijo una fuente de la investigación a Clarín. Se dio intervención al programas de asistencia a las víctimas del Ministerio de Justicia y del Ministerio Público Fiscal.