• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

Aborto: a tres días de la votación, en la misas del domingo hubo pañuelos celestes y folletos para marchar el miércoles

Convocatoria a la misa de la Catedral de Buenos Aires.

El miércoles será un día histórico: buena parte del país estará pendiente de lo que suceda en el senado con la aprobación o rechazo de ley que despenaliza el aborto. Se sabe que la sociedad está dividida y las manifestaciones en favor y en contra suman (y sumarán) multitudes. 

A sólo tres días de la votación, Clarín recorrió las principales iglesias de la zona metropolitana: las catedrales de Buenos Aires, San Isidro, Morón y Quilmes para vivir junto a los feligreses las misas del domingo.

Se vieron pañuelos celestes y se repartieron folletos para convocar a la marcha del miércoles en contra de la ley. Además, en todas hubo “intenciones” a favor de la vida. Aunque las homilías celebradas por los sacerdotes no estuvieron dominadas por consignas antiabortistas.

“Por nuestra patria. Para que la vida sea defendida en ella desde el instante de la concepción hasta su final natural”, fue una de las “intenciones” que leyó una de las mujeres que participó de la misa que ofició esta mañana Alejandro Russo, rector de la Catedral de Buenos Aires.

Se trató de una de las referencias en contra de la legalización del aborto. “Te lo pedimos, Señor”, respondieron quienes estaban en el templo.

La segunda fue también leída desde detrás del altar, sobre el final del ritual católico. La misma mujer avisó a la feligresía que el miércoles a las 20, mientras el Senado debata el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires, encabezará una misa “pidiendo por la protección de toda vida en nuestra nación”.

Ya terminada la misa, en la puerta de la Catedral, un grupo de personas repartía folletos en la que se convoca para el miércoles a una manifestación en contra de la Ley de Despenalizacón del Aborto. 

 “Para que triunfe el respeto a la vida en las leyes que se debaten esta semana”. Esta fue la tercera de las cinco intenciones que leyeron en la primera misa del domingo en la Catedral de San Isidro (y fue, también, la mención más directa al proyecto de despenalización del aborto que se discutirá el miércoles en el Senado) que hubo a largo del encuentro.

Del lado de enfrente del altar, entre unos 80 feligreses, algunos pañuelos celestes atados a las tiras de las carteras recordaban la defensa de las dos vidas.

Entre los asistentes tampoco se hablaba del tema ni adentro ni afuera de la Iglesia. “Por supuesto que estoy en contra y participo de todas las acciones por la vida”, dijo una asistente habitual la misa y que prefirió no dar su nombre.

Sin presencia de políticos ni autoridades locales entre los fieles, la celebración se desarrolló de manera habitual. Antes de la despedida, al comentar la agenda programada para este mes, volvieron a referirse a la cuestión, aunque de manera más indirecta y sin mencionar la Ley de Despenalización.

Primero, anunciaron una nueva “misa por la vida” convocada por la Conferencia Episcopal Argentina, que se celebrará el 8 de agosto a las 20 en la Catedral de Buenos Aires.

Ese mismo día –adelantaron- todas las misas de la Catedral de San Isidro tendrán la misma intención. Luego, invitaron a sumarse a la oración “por las dos vidas” que también harán en la Catedral el martes y el miércoles.

Desde el Obispado de San Isidro indican que no tienen dispuesto emitir ningún documento especial sobre la cuestión.

En casi los 60 minutos que duró la primera ceremonia que presenció durante este domingo el párroco Martín Bernal se limitó a dar una misa habitual sin hacer mención ni a la convocatoria que hubo ayer en la 9 de Julio a favor de las dos vidas, ni al debate que se dará este miércoles en la Cámara de Senadores para tratar el proyecto de ley para legalizar el aborto.

Minutos después de las 10, los fieles habían ocupado prácticamente todos los asientos de la Catedral de Morón. Algunos optaron por quedarse al costado del salón principal, más próximas al altar, desde donde el padre Martín daba la misa.

Había vecinos del Oeste de todas las edades, aunque principalmente eran personas mayores, algunas parejas jóvenes con sus bebés, y mamás con sus hijos, que estaban en la misa porque están por dar su primera comunión. De hecho, el párroco de la iglesia “Inmaculada Concepción del Buen Viaje”, que pertenece a la diócesis de Morón, le dedicó una parte de su discurso a ellos.

Más allá de esa mención especial, a lo largo de la ceremonia religiosa dominical Bernal no hizo mención alguna sobre el debate que se dará este miércoles en el Senado de la Nación para tratar el proyecto que legaliza el aborto y que ya obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados.  “Que tengan una hermosa semana. Vayamos con alegría y en paz”, fue la frase que usó el párroco para cerrar el encuentro.

Consultados por Clarín, varios fieles recordaron que la única alusión que hizo Bernal sobre este tema fue en la misa posterior a la primera movilización celeste que hubo en Capital.

En esa oportunidad, leyó una carta suya, en la que se pronunciaba a favor de las dos vidas. “Esto fue antes de las vacaciones de invierno. Desde entonces, no se menciona el tema en las misas”, contó Yesica Torres (30), vecina de Castelar que está en contra de la legalización del aborto. “A los 18 años quedé embarazada y decidí igual tener a mi hijo. Mi familia, en cambio, no quería. Yo decidí continuar con el embarazo, sé que se puede. Ahora mi hijo está por tomar la primera comunión”, reflejó.