Vuelven a rechazar un pedido de Ricardo Echegaray en una causa contra Laura Alonso

Por segunda vez en menos de un año, la Cámara Federal de Casación Penal le rechazó un pedido al ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Ricardo Echegaray para poder actuar como querellante en una causa abierta por una denuncia que él le hizo en 2016 a la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso.

Con el voto unánime de los tres jueces, la sala IV de la Casación, integrada por Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Juan Carlos Gemignani, el tribunal le respondió a Echegaray que no variaron las circunstancias que ya el año pasado la habían llevado a la conclusión de que el ex funcionario no reunía los requisitos y argumentos para ser tenido como parte querellante.

El ex jefe de la AFIP había acusado a Alonso de “direccionar” las investigaciones y denuncias de la OA hacia ex funcionarios de los gobiernos kirchneristas y no hacia los actuales de la administración del presidente Mauricio Macri. La causa está abierta en el juzgado federal a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, por impulso inicial del fiscal Franco Picardi.

Fuentes de la OA dijeron a Clarín que la denuncia “no tiene ni pies ni cabeza” y estimaron que luego de la feria judicial, la titular del organismo, a través de su abogada defensora, Marta Nercellas, pedirá al juez su sobreseimiento y el archivo de la causa por inexistencia de delito.

Bajo la dirección de Alonso, el organismo anticorrupción pidió a la Justicia el procesamiento de Echegaray por su presunta participación en los delitos investigados en el escándalo de la imprenta Ciccone en un juicio oral pronto a su conclusión y que, sin embargo, lo tiene al ex jefe de la AFIP fuera del banquillo de los acusados.

El ex titular del organismo recaudador de impuestos ya se encuentra procesado en una causa por el contrabando de un auto con franquicia diplomática en el fuero penal económico y en otro escándalo de la AFIP durante su gestión al frente de la misma: el presunto delito en los planes de pago especiales concedidos a la empresa Oil Combustibles, cuando ésta pertenecía al detenido Cristóbal López.

En el caso Ciccone, la AFIP, bajo la conducción de Echegaray y en una medida inusual, pidió la quiebra de la imprenta por sus deudas impositivas y luego de ingresados los fondos salvadores que se sospecha estaban vinculados al entonces vicepresidente Amado Boudou solicitó el levantamiento de esa medida. El juez de ese caso, Javier Cosentino, del fuero comercial, calificó de “llamativo” el rápido cambio de actitud de la AFIP.

“¿Por qué nadie toca a Ricardo Echegaray en la Justicia argentina?”, se preguntó públicamente hace tres meses Alonso, quien agregó aquella vez: “El intocable hoy en la Argentina parece llamarse Ricardo Echegaray. Son muchas las causas que tiene”. Echegaray también cuenta con un procesamiento por el presunto encubrimiento de la facturación trucha de las empresas del detenido Lázaro Báez en un expediente paralelo al de la llamada “ruta del dinero K”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *