• La situación de Cristina Kirchner profundiza la grieta en el bloque del PJ del Senado
    • Efecto Cuadernos: sin despegar de Cristina Kirchner, los jefes del PJ sondean a Sergio Massa
    • La misión del FMI y los cuadernos: el Fondo había anunciado que evaluará la corrupción en sus países miembros
    • Cristina Kirchner declara por las coimas y se compromete más su situación judicial
    • La Justicia no cree en el relato de los aportes para la campaña y se concentra en las coimas de los años pares
    • Sólo el 20% de los empleados públicos cobró el plus completo por presentismo

Tras el triunfo del “no”, el Gobierno confirmó que avanzará en despenalizar el aborto

La despenalización del aborto comenzará a debatirse otra vez este año, con la reforma del Código Penal que el Poder Ejecutivo enviará este mes al Congreso. El Gobierno definirá el alcance de la propuesta, si directamente elimina las penas para las mujeres o si las modera para que sean excarcelables. Ese avance acotado -la asistencia médica quedará garantizada sólo para los casos de violación o riesgo para la salud de la mujer- en principio tiene el aval de los funcionarios y legisladores que rechazaron la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y de ese modo el oficialismo buscará compensar el resultado de la madrugada de ayer.

“Estos son debates que comienzan y que van a continuar, queda claro que estos debates se van a seguir sucediendo porque los argentinos estamos madurando en libertad”, aseguró en esa dirección Mauricio Macri, luego de la reunión de Gabinete. “Ahora nos enfocamos a trabajar en los consensos que surgieron de ese debate”, dijo en la misma línea Marcos Peña. El proyecto de reforma del Código Penal estará lista en dos semanas.

Como adelantó Clarín el miércoles, la iniciativa del Ejecutivo modificará las sanciones por el aborto. La propuesta de la comisión de expertos presidida por Mariano Borinsky baja la pena y la establece de uno a tres años de prisión, por lo que pasa a ser excarcelable, con la posibilidad de sustituirla por tareas comunitarias o eximir de la condena a la mujer. El Gobierno analiza dar otro paso y directamente eliminar la sanción a las mujeres, para que no dependa de la decisión del juez. Durante el debate en el Congreso legisladores que trabajaron en contra del aborto se mostraron predispuestos a avanzar en este punto, por lo que reúne el consenso al que remitió Peña. “La mujer no debe ser condenada a prisión”, ratificó Germán Garavano, ministro de Justicia, uno de los que empujan esa alternativa.

“Lo vamos a analizar bien, queremos ver de qué se trata, pero estoy de acuerdo con la despenalización”, dijo a este diario uno de los actores que más celebró la caída de la legalización. Una posición compartida por los diferentes sectores del Gobierno y los bloques de Cambiemos funcionaría también como una oportunidad para aflojar tensiones en el interior del oficialismo y mostrar unidad en una propuesta para mostrar iniciativa con “un intermedio entre el verde y el celeste”, como planteó uno de los que trabaja en el texto.

La discusión en el Congreso demandará entre seis meses y un año, estimaron en la Casa Rosada. Hubo quien advirtió que de votarse en el actual período parlamentario podía ser discutido luego del rechazo de la madrugada de este jueves. “Políticamente me parece bárbaro, pero hay que ver si se puede avanzar con aborto en el Código Penal con algo que no pasó el Senado”, advirtió un integrante del Gabinete.

El proyecto de reforma a su vez convertirá en ley la jurisprudencia de la Corte Suprema con el fallo “F.A.L” y establecerá que las mujeres podrán interrumpir el embarazo en casos de violación y riesgo de vida de la mujer, y extenderá ese concepto a la salud tanto física como mental de acuerdo con el estándar definido por la Organización Mundial de la Salud. Las penas para los médicos podrán ser reemplazadas por una sanción alternativa, como la prisión domiciliaria o tareas comunitarias.

De acuerdo con un informe de la Comisión sobre Temáticas de Género de la Defensoría General de la Nación, desde el 1° de marzo de 2011 hasta el 29 de febrero de 2016 se iniciaron 167 causas contra mujeres por el delito de aborto y sólo se informaron dos condenas y una suspensión de juicio a prueba. Aun con esas cifras insignificantes en comparación con la cantidad de abortos estimados, la Defensoría marcó que la sanción opera en sí misma como castigo “por la angustia y dificultades que generan en la vida de las mujeres”.

Cambiemos fue el bloque que más votos aportó -17 de los 25 senadores- para que cayera la legalización. “Lo más importante ahora es poder aprovechar lo que se discutió para buscar consensos”, buscó dar vuelta la página Peña, y se refirió a las políticas de educación sexual y prevención de embarazos, y a la iniciativa en análisis sobre la interrupción voluntaria del embarazo: “Este (el del aborto) es un tema pendiente. Se verá la propuesta que presentará el Presidente”.