• Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez
    • La situación de Cristina Kirchner profundiza la grieta en el bloque del PJ del Senado
    • Efecto Cuadernos: sin despegar de Cristina Kirchner, los jefes del PJ sondean a Sergio Massa
    • La misión del FMI y los cuadernos: el Fondo había anunciado que evaluará la corrupción en sus países miembros
    • Cristina Kirchner declara por las coimas y se compromete más su situación judicial
    • La Justicia no cree en el relato de los aportes para la campaña y se concentra en las coimas de los años pares

Revuelo en el kirchnerismo: Aníbal Fernández contra Abal Medina tras su confesión

La confesión del ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina de que hubo dinero negro de empresarios para financiar la campaña electoral de 2013 generó revuelo en el kirchnerismo y el primero en cuestionarlo fue Aníbal Fernández, al sostener que con sus dichos se reconoce como autor “del delito de lavado de dinero”

Abal Medina, jefe de los ministros durante la segunda presidencia de Cristiana Fernández de Kirchner, entre diciembre de 2011 y noviembre de 2013, admitió ante la Justicia que los empresarios hicieron aportes en negro para la campaña electoral en 2013.

“Si Abal Medina reconoce haber recibido dinero en negro para la campaña, inexorablemente se confiesa autor del delito de lavado de dinero, a poco que utilizó esos ingresos en la campaña”, escribió Fernández, quien ocupó ese mismo cargo entre 2009 y 2011 y también en 2015.

Si Abal Medina reconoce haber recibido dinero en negro para la campaña, inexorablemente se confiesa autor del delito de lavado de dinero, a poco que utilizó esos ingresos en la campaña.

En su indagatoria ante el juez Claudio Bonadío, Abal Medina sostuvo que quien recolectaba el dinero “era Roberto Baratta, ex coordinador del Ministerio de Planificación Federal de la Nación”. 

Más tarde, en un comunicado de prensa, agregó: “Siempre entendí que dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción”.

El ex funcionario buscó despegarse del problema al declarar como imputado y dijo que las anotaciones de Centeno que hacen referencia a su persona “coinciden solamente con los tres meses” que participó “de la campaña electoral en 2013”, y que “no hay ninguna otra referencia” a su persona “fuera del espacio de tiempo de la campaña legislativa”.