Recta final para el caso Ciccone: habla Boudou y solo falta la sentencia

Desde las 9.30, el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que inició el juicio contra Amado Boudou el 3 de octubre pasado por la compra venta de la ex Calcográfica Ciccone, da inicio a las palabras finales de los acusados: Amado Boudou, José María Núñez Carmona, Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner, Guido Forcieri.

En el caso de Alejandro Vandenbroele, será el jueves cuando pueda hacer uso de esta instancia y hora después, se conocerá el veredicto sobre el caso.  

El juicio por la maniobra que incluyó la compra, el salvataje financiero y la contratación del Estado de Ciccone, avanza hacia su instancia final después de siete meses. El Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela Núñez Íñiguez, escuchan hoy las palabras finales de los acusados y en 48 horas darán a conocer el veredicto contra el ex vicepresidente de Cristina Kirchner y los demás procesados.

Boudou hablará hoy y recusará al presidente del tribunal Pablo Bertuzzi.

La semana pasada, Alejandro Vandenbroele cerró la instancias de los alegatos finales y esta semana finalizará uno de los juicios más complejos para Amado Boudou que continúa sosteniendo que no hay “ninguna prueba fehaciente” en su contra para ser condenado.

En el expediente que instruyó el juez federal Ariel Lijo, se sostuvo que la ex Ciccone pasó a manos de Núñez Carmona a través de Vandenbroele, nombrado en el fondo de inversión. Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner (ex funcionario de la AFIP) y César Guido Forcieri (ex integrante del ministerio de Economía)- también fueron parte de la operación que permitió que la ex Ciccone, única empresa con capacidad para imprimir billetes, quedara en manos del entorno del ex vicepresidente.

El objetivo de la operación era “contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial”. No sólo imprimió las boletas electorales en 2011, sino que en abril del 2012, el Gobierno de Cristina contrató a Ciccone para imprimir 160 millones de billetes de cien pesos, por un costo de $ 140 millones.

Durante el juicio se escucharon más de 80 testigos y las indagatorias de los principales acusados que pidieron en la instancia de los alegatos, su absolución y en el caso de Boudou, solicitó que en caso de que se avance hacia su condena, no se haga lugar al pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) que en su rol de querellante,  requirió la pena máxima, seis años, con prisión efectiva al momento de la lectura del veredicto.

Cuando se inició el juicio por la compra de la ex Calcográfica Ciccone, fue el fiscal del juicio Marcelo Colombo quien apuntó a la responsabilidad de Boudou y su entorno para quedarse con la máquina de hacer billetes. Consideró durante sus alegatos que su hipótesis inicial “estaba corroborada” y solicitó para el ex vice una pena de cinco años y seis meses de prisión, más una multa de $ 90.000 y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

“Lo que se demostró es la apropiación de tres personas, Alejandro Vandenbroele, José María Núñez Carmona y Boudou de lo que fue en su momento la empresa Ciccone”, se escuchó en la Sala AMIA, donde se desarrolló el juicio durante estos meses. El fiscal ante el Tribunal fue taxativo durante el desarrollo del juicio al plantear que “Amado Boudou estaba atrás de The Old Fund para comprar Ciccone”, la empresa que se quedó con el 70% de las acciones de la imprenta y cuya titularidad es de Alejandro Vandenbroele, señalado como presunto testaferro.

Tanto Colombo como las querellas -Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF)-, plantearon en sus alegatos que el ex vicepresidente junto a su entorno “adquirieron la empresa (Ciccone) por interpósitas personas usando una empresa fantasma” en relación a The Old Fund.

La Oficina Anticorrupción (OA) al igual que el fiscal ante el Tribunal, pidió una condena de cinco años y seis meses para Boudou, con una multa de $ 90.000 y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Por su lado, la segunda querella, la Unidad de Información Financiera (UIF), requirió una condena de seis años efectiva con la sentencia en caso de ser condenado. El ex vice y los demás involucrado.

En el caso de los acusados, todos solicitaron su absolución y en caso de condena como el ex vice, que el pedido de prisión no sea efectivos.