Murió el ex canciller británico que pasó a la historia por no prever la Guerra de Malvinas

Lord Peter Carrington y el ex presidente Reagan, a mediados de los 80.

Murió Lord Peter Carrington, uno de los más respetados cancilleres británicos y el último miembro del gabinete de posguerra de Winston Churchill. Tenía 99 años. Su carrera política terminó con la Guerra de las Malvinas, cuando renunció al gabinete de Margaret Thatcher por hacerse responsable de una operación militar que nunca previó ni imaginó. Una renuncia que pasó a la historia británica y fue su último gesto público político en el reino.

Era un hombre de estado y héroe de guerra, al que Gran Bretaña rinde tributo cuando se celebran los 100 años de la Royal Air Force. En 1979 dirigió las conversaciones en Lancaster House que llevaron a la independencia de Rhodesia y el nacimiento de Zimbabwe, fue secretario de defensa, canciller y luego sirvió como secretario general de la OTAN entre 1984 y 1988.

Cuando los británicos descubrieron a los militares argentinos en las islas Georgias y a civiles que no cumplieron requisitos de inmigración, Lord Carrington consideró a la situación ”potencialmente peligrosa” en la Cámara de los Lores. Sus palabras estaban dirigidas al gobierno argentino, con cuyo canciller Nicanor Costa Méndez había aceptado negociar antes del inicio del conflicto. ”Una mayor escala de esta disputa no serviría a nadie”, previno, antes de su partida del gobierno.

El ataque argentino a las islas Malvinas sorprendió a Margaret Thatcher y Lord Carrington se hizo responsable por ese desconocimiento al presentar su renuncia. Una serie de documentos desclasificados en el 2012 muestran que a la primera ministra Thatcher le preocupaba “bastante la recuperación de las islas”.

“Nunca, nunca esperé que Argentina invadiese las Falkland/Malvinas frontalmente. Era algo estúpido, tal y como se desarrollaron los hechos, algo estúpido plantearse hacerlo”, testimonió Thatcher ante el Comité de Análisis de las Islas Malvinas en octubre de 1982.

El canciller Lord Carrington declaró al mismo comité que él defendió la idea de que Argentina no iba a atacar las islas.“He sido acusado y fui acusado violentamente después del 2 de abril en la Cámara de los Comunes, en la prensa,y en otros lugares de haber ignorado deliberadamente señales, declaraciones y evidencias. Puedo decir francamente que hice nada de eso. Simplemente no había señales (de invasión)”, se justificó.

Entonces Lord Carrington renunció el 5 de abril de 1982 como canciller, como la primera víctima diplomática británica de la guerra. ”Tenía mucha confianza en Peter Carrington y su pérdida me pareció un golpe devastador”, admitió Thatcher.

Aristócrata, conservador, educado en el colegio de Eton y Lord hereditario, fue comandante de tanques en el Guardas Granaderos durante la Segunda Guerra Mundial en la campaña del Noroeste de Europa. Ocupó su banca en la Cámara de los Lores en 1946 y fue el más anciano miembro de esta cámara del Parlamento británico.

Su muerte se produjo este lunes, cuando su partido se encontraba en una tormenta política por el Brexit, con las renuncias de su colega Boris Johnson y el secretario de estado David Davis.

Downing St describió su muerte como “una noticia triste”. El ex primer ministro David Cameron dijo que “Peter Carrington era una persona encantadora y un gran funcionario público. Fue un gran honor tenerlo en Chequers y escuchar las historias de cómo trabajar con cada líder conservador desde Winston Churchill en adelante. Tolerante y brillante en igual medida, va a ser profundamente extrañado” dijo el primer ministro más joven británico.