• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

Mauricio Macri viaja a Colombia por unas horas para la asunción de Ivan Duque

Mauricio Macri rumbeará este martes a la madrugada hacia a la Aeroestación Militar de Aeroparque.  A las 6.30 emprenderá un viaje por unas horas a Bogotá, en un vuelo privado, para asistir a la asunción de Iván Duque, el sucesor de su aliado Juan Manuel Santos. Allí aprovechará para almorzar con su amigo de Chile, el presidente Sebastián Piñera, y mantendrá un breve encuentro con una funcionaria clave de Donald Trump: la representante de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley.

El presidente viajará con su esposa, Juliana Awada, y como parte de la comitiva irán también el canciller Jorge Faurie y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. 

Poco antes del mediodía, y antes de la ceremonia de asunción, Macri será recibido a solas con Duque, entrevista en la que estarán Faurie, Pompeo y el embajador argentino en Colombia, Marcelo Stubrin. Después, se reunirá con Haley, una funcionaria dura, y quien encara en la ONU la crítica y el duro combate que mantiene Trump con numerosas organizaciones multilaterales. Haley había recibido recientemente al jefe de Gabinete, Marcos Peña y a Pompeo, en Nueva York. Ahora es la enviada de su jefe a Bogotá, donde habrá unos diez presidentes. 

El almuerzo de Macri será a solas con su amigo Piñera en el hotel Marriot. El chileno esperaba recibirlo en Santiago el 22 de agosto para el encuentro binacional de alto nivel que mantendrán los gabinetes de ambos países, pero posiblemente Macri no viaje. Últimamente su decisión es la de estar la mayor cantidad de tiempo en Argentina, concentrado en el interior. 

Esa posición se va a ir acentuando a medida que se acerque la campaña electoral de 2019. El 15 de agosto irá a Paraguay también unas horas para la asunción de Mario Abdó como sucesor de Horacio Cartes. Por cierto, tal como publicó Clarín el domingo, fueron sus asesores quienes lo convencieron de que viaje a la Asamblea de las Naciones Unidas, donde finalmente dará un discurso en septiembre. 

Como mandatario de Argentina, país presidente y sede este año, Macri tiene algunas “obligaciones sociales”. En ese tren lo convencieron de que si el año próximo no va a viajar a la ONU por la campaña, en 2018, tiene que hablar ante la ONU. Este lunes, de hecho, inauguró con Faurie el C20, la cumbre de la sociedad civil que presiden este año Poder Ciudadano y la Red Argentina para la Cooperación Internacional (RACI).

Precisamente en ese foro que tuvo lugar en el Palacio San Martín, Macri hizo una referencia elíptica aunque clara a los escándalos de corrupción que sacudieron a funcionarios de la era K y empresarios.  “Esto es algo inédito en la historia del G20. Trabajar por un estado transparente que esta al servicio de las personas es fundamental para combatir y prevenir la corrupción”, dijo el Presidente al hablar del documento que le presentaron las 600 ongs de 40 países que estuvieron presente en el C20. “Desde la Argentina asumimos un fuerte compromiso con esta agenda y los resultados están a la vista”, afirmó el mandatario sin dar detalles de esos resultados pero que se expresaron también en las conclusiones del C20 de ayer. 

“La corrupción es una barrera mayor a la prosperidad y a la equidad, erosiona la confianza en los gobiernos, afecta la estabilidad financiera, amenaza la inversión y restringe los derechos básicos de los ciudadanos”, afirmó el C20.