Mauricio Macri en la reapertura de un frigorífico: “Hoy es un día de fiesta para la ganadería”

Carcarañá (Enviado Especial). Exultante por la reapertura de un frigorífico santafesino que cerró sus puertas durante el kirchnerismo, el presidente Mauricio Macri celebró que el país “exporte cada vez más carne” y que se abran “nuevos mercados con el mundo”.

“Cumplimos con la palabra, dijimos que íbamos a permitir exportar carne y que íbamos a quitar las retenciones. Y lo hicimos. No hemos parado de crecer en la exportación. Hay más producción, más faena y más consumo”, festejó en la localidad santafesina de Carcarañá (50 kilómetros de Rosario), a donde se trasladó para la reinauguración de la planta de faena del frigorífico Mattievich, cerrada desde 2010 por “la lógica Moreno”, según explicaron sus autoridades.

Macri presidió el acto de reapertura junto al ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Etchevehere. A su lado se pararon algunos de los operarios que recuperaron sus puestos de trabajo. “Hoy es un día de fiesta para la ganadería”, dijo el mandatario ni bien agarró el micrófono.

Antes, José, uno de los encargados de la planta, lo felicitó por revalorizar el mercado de la carne “aún en estos tiempos difíciles que estamos viviendo”. “Por los cambios que vienen nos animamos a reactivar esta planta”, señaló.

El presidente lamentó que la fábrica haya tenido un “duro cierre en tiempos que quedaron atrás” y afirmó que ahora el frigorífico tiene “una oportunidad de progreso”. “Entendimos esta lógica virtuosa. Tenemos que abrir y expandir cada economía regional y generar puestos de trabajo a partir de la exportación.

“Sé que a muchos argentinos le está costando este presente , que están poniendo el hombro. Pero este es el camino. Esto que pasa hoy en Carcarañá se va a replicar en cada rincón del país”, subrayó.

Industrias Frigoríficas Mattievich reabrió su planta luego de siete años de inactividad. La firma apuesta a un crecimiento progresivo hasta recuperar el total de sus habilitaciones para exportar a distintos mercados mundiales en un plazo de entre dos y tres meses. Segúnlos cálculos, la producción de faena alcanzará las 600 cabezas diarias, lo que demandará un plantel de 450 operarios para cubrir la demanda.

La planta dejó de operar en julio de 2010 al achicarse el mercado externo. Para este relanzamiento, Mattievich realizó una inversión inicial de unos 15 millones de pesos con la mira puesta en el el mercado interno. La idea es sumar paulatinamente destinos internacionales a medida que avance en las habilitaciones. Rusia, Chile, Brasil, Venezuela, Hong Kong y China son algunos de los mercado que aparecen en el radar del frigorífico.