• Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel
    • Un imputado por los cuadernos de las coimas pedirá pericias psiquiátricas a Norberto Oyarbide: "No está en sus cabales"
    • En su defensa, Cristina Kirchner pide la declaración testimonial de Mauricio Macri y señala a Angelici
    • La vida después de los cuadernos para la ex pareja de Centeno: desempleada y con cambios de rutina
    • Oscar Parrilli busca avanzar con su recusación a Bonadio y se suma otro acusado

Más revelaciones de los cuadernos: una persecusión, la tranquilidad ante Prefectura y una extraña confesión

El nivel de detalle en las anotaciones de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación de Julio De Vido, reveló una trama que mantiene a 16 personas detenidas (entre empresarios y ex funcionarios) y hace temblar a varios más. Pero en los ocho cuadernos protagonistas en la investigación que destapó el periodista Diego Cabot de La Nación, también se reconstruyen episodios llamativos como una persecución en pleno centro porteño, la tranquilidad ante los controles de tránsito y una confesión de Baratta.

Dos días después de los festejos del Bicentenario en la Avenida 9 de Julio, que reunieron a más de dos millones de personas, Baratta continuaba con los viajes recaudatorios. “Del ministerio lo llevé al licenciado Baratta y al ingeniero Ezequiel García a Azucena Villaflor y Aimé Painé, en el lugar nos esperaba una persona que nos pregunta si veníamos por Goycoechea y el licenciado le dice que sí. Esta persona nos dice que bajemos al segundo subsuelo, que nos esperaban. Estaba otra persona al lado de un Passat gris claro. Nos dicen que pongamos el auto nuestro a la par del otro. En el lugar dice García que bajaba él a recibir el bolso con el dinero porque había cámaras. Luego se vuelve a subir con el bolso que tenía 1.300.000 dólares”. Juan Carlos de Goycoechea es el exCEO de Isolux Corsán que, como Centeno, pidió ser testigo protegido.

Tras visitar a la constructora española Isolux Corsán, que estaba a cargo de la obra la central a carbón de Río Turbio, ese 27 mayo 2010, Centeno contó un momento de tensión. “Salimos, pero antes nos previenen que a la derecha había un control de Prefectura y Baratta dice que no hay problemas porque ponemos el cartel oficial de circulación. El licenciado Baratta me dice que vayamos al encuentro de Hernán Gómez, que estaba con otro bolso de recaudación antigua, pero cuando llegamos a la altura de Retiro le digo al licenciado que nos están siguiendo en una Toyota Hilux y me dice que la pierda, que la deje atrás y acelero y me tiro a la derecha y me escapo”, escribió el chofer hoy libre en condición de “arrepentido”.

Poco tiempo después, el 5 julio 2010, mientras se revelaban los sugestivos viajes de José María Olazagasti, un secretario de De Vido que figuraba como empleado de planta transitoria del Ministerio de Economía y que con un pasaporte oficial emitido por Cancillería hizo 42 viajes al exterior, Baratta era conducido por Centeno a Olivos. Baratta y su mano derecha Nelson Lazarte estuvieron 45 minutos en el sindicato de Luz y Fuerza y de ahí fueron directo a hacia la Quinta de Olivos a reunirse con Néstor Kirchner. “En el interín llegó el ingeniero José López y a las 21.30 salimos de la Quinta”, escribió Centeno.

Unos 18 días después, Centeno condujo a Baratta por el mediodía porteño hasta Alem 454, donde Jorge Neyra, vicepresidente de Electroingeniería, les entregó una valija negra que Centeno calculó en 1.500.000 dólares y que llevaron en mano a Olivos. Pero tenía un detalle específico según el chofer: “Es lo de Comahue”, dijo Neyra dentro del auto y ante Centeno. Se refería a la obra de energía de Mendoza cotizada en $ 2.700 millones de 2010. “Durante este viaje [Baratta] me decía irónicamente que quería dejar de hacer las recaudaciones. Yo le dije que mientras se lleve algo… Y me dice: ‘Oscarcito, yo puchereo, no más’. Le di a entender que yo siempre quedaba afuera y me dice: esto es así nomás, es que el Dr. Kirchner las quiere a todas para él”. Según Centeno, Baratta le contó que Kirchner le había reclamado más fondos de coimas: “¿No hay más?”.

El 22 de septiembre de 2010, las cámaras empresariales privadas emitieron un primer comunicado conjunto en tres años. Fue para rechazar una iniciativa de la CGT, con apoyo del gobierno de Cristina Kirchner, que apuntaba a que las empresas distribuyan sus ganancias entre los trabajadores. Los referentes de la industria, el campo, la Bolsa, los bancos, el comercio y la construcción en bloque y mediante rechazaron la propuesta.

Sin embargo, ese mismo día Carlos Wagner, ex presidente de la Cámara de la Construcción y hoy detenido, sí repartía ganancias, pero con Roberto Baratta. Según Centeno, entregó más de 3 millones de dólares a la mano derecha de Julio De Vido. Primero fue un bolso con US$ 800.000, otro con US$ 1,5 millones y distribuyeron las “comisiones” para Baratta, Hernán Gómez, Walter Fagyas, Ezequiel García y el propio Julio De Vido. Pero faltaba un bolso. “Llegó a las 18.05 en un Honda Accord con otras dos personas. Nelson le indicó la dirección. Llevaban también un bolso con dinero, aproximadamente, 1.000.000 [un millón de dólares]. Al término de media hora, Wagner se fue”.

Unos años después, mientras la denuncia en el programa de Jorge Lanata apuntaba a Aníbal Fernández días antes de las PASO, el 4 de agosto de 2015, Centeno conducía su auto hasta el Hilton de Puerto Madero para que su jefe cerrara una operación con uno de los referentes de IECSA, la constructora que pertenecía a Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri. “15.50. Lo llevo a Nelson Lazarte, secretario de Baratta al subsuelo del Hotel Hilton, que comparte estacionamiento con el edificio contiguo, donde nos esperaba el señor Sánchez Caballero y le entrega una bolsa que contenía 1.250.000 US$ y regresamos al Ministerio”, anotó Centeno. Tras la venta de la empresa de Calcaterra a Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía y Edenor, Sánchez Caballero, que era el CEO de IECSA, fue desplazado de la empresa.