Marcos Peña, sobre la interna en Cambiemos: “Hay que tener cuidado y no decir cosas por más que sean chistes”

Preocupado por la interna dentro de Cambiemos y para poner fin a la polémica que protagonizaron en los últimos días la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió con la cúpula del radicalismo, el Gobierno reclamó bajar el tono a los cruces mediáticos e instó a “tener cuidado” con lo que se dice y “ser muy respetuosos del otro”. 

En la previa a la cena que mantendrá Mauricio Macri con la cúpula de la UCR en la Quinta de Olivos, el jefe de Gabinete Marcos Peña se puso al frente del mensaje oficial hacia la tropa. 

Horas después de que el líder del Comité Nacional radical Alfredo Cornejo volviera a reflotar su disputa con Carrió, diciendo que “se extralimitó y fue peyorativa” con su partido, Peña habló a la salida de la reunión de Gabinete que cada quince días encabeza Macri y primero buscó desdramatizar el tema al señalar que “es natural que puedan haber diferencias, como puede ocurrir en cualquier familia o grupo”.

Sin embargo, envió el mensaje de Macri, enfocado en la preservación de la solidez de la alianza Cambiemos, que -según su criterio- “es la principal fuente de esperanza de los argentinos”.

“El Presidente destacó hoy el orgullo que siente por lo que es la fortaleza y la construcción de Cambiemos como espacio político, que se sustenta a partir de la diversidad de orígenes”, indicó. 

“Creo que lo más importante -prosiguió- es que tenemos que ser muy respetuosos del otro, hay que tener cuidado y no decir cosas que por más que se entienda que son chistes, pueden llegar a herir susceptibilidades”, indicó el ministro coordinador.

Fue una alusión concreta a los dichos de Carrió, quien inició la polémica cuando dijo que “maneja desde afuera” a los radicales y luego intentó retractarse argumentando que se trata de “una broma” que hace 20 años. Pero también a los radicales: respaldó la explicación de Carrió respecto a que se trató de una broma y que, como tal, no ameritaba una respuesta tan dura.  

Con todo, Peña cumplió con el pedido que Cornejo le había hecho el viernes: que saliera Macri -o él mismo- a respaldar a la UCR, algo que se demoró más de lo esperado a gusto del mendocino. 

Esta noche, en la Quinta de Olivos, Cornejo se verá cara a cara con Macri. Con el objetivo de contener reclamos, el Presidente decidió invitarlo a cenar y luego amplió la lista de invitados: también estarán los gobernadores Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy), los jefes de los interbloque de Cambiemos en el Congreso: Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado). 

Por último, consultado sobre su situación personal dentro del Gobierno, Peña insistió en “desdramatizar” los cuestionamientos. “Cualquiera que esté en un cargo como el mío, va a recibir opiniones a favor y en contra. Hay que desdramatizarlo. Lo digo con tranquilidad: este no es un cargo para susceptibles”.