Los condenados en el primer juicio ya apelaron y esperan que la Corte revise sus casos

CLAIMA20160711_0105 Ricardo Jaime y Julio De Vido. Archivo Clarín

Los condenados en el primer juicio oral por la llamada “tragedia de Once” apelaron ya para que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revise las condenas dictadas contra ellos y ratificadas recientemente por la Cámara Federal de Casación Penal. El tribunal resolverá después de la feria judicial de invierno, probablemente en la segunda quincena de agosto, si decide abrir el recurso extraordinario para que el caso llegue a la Corte, según estimaron fuentes judiciales.

En caso de rechazo, los condenados, encabezados por el detenido ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, podrán acudir directamente a la Corte con un recurso de queja, aunque seguramente la Casación les abra los recursos extraordinarios presentados por sus defensores ya que se trata de una sentencia definitiva. Una vez que el caso llegue al máximo tribunal, la Corte no tiene plazos para expedirse.

Luego de muchas demoras, idas y vueltas y dificultades para conformar el tribunal por las vacantes existentes en Comodoro Py, la sala III de la Cámara Federal de Casación confirmó las condenas el pasado 8 de mayo. Fueron los jueces Carlos Mahiques, Eduardo Riggi y Juan Carlos Gemignani. Los tres magistrados rechazaron por unanimidad todas las nulidades que habían planteado los condenados contra el juicio oral llevado a cabo por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 (TOCF2) durante 2015.

Si bien confirmó la culpabilidad de 21 de los 28 acusados que habían sido condenados por el TOCF2, la Cámara de Casación modificó en algunos casos las penas y en otros las bajó. Jaime, por caso sufrió una elevación de seis a siete años, que por otras condenas previas en otras causas, se redujo a una pena única a ocho años de cárcel. El ex secretario de Transporte está detenido desde abril de 2016 por otras causas.

La modificación respecto de Jaime obedeció a que los jueces de la Casación decidieron condenarlo también por el delito de estrago culposo, por el que no había sido condenado en el juicio. En cambio, Casación bajó el monto de la pena respecto de quien ocupaba la Secretaría de Transporte al momento de la tragedia, Juan Pablo Schiavi (de ocho años a cinco años y medio), del empresario Sergio Cirigliano (de nueve a siete años) y del maquinista Marcos Córdoba, que quedó con una condena a tres años y tres meses de cárcel.

Las modificaciones obedecieron a “criterios de razonabilidad y proporcionalidad” que tuvieron en cuenta los jueces de Casación a la hora de determinar responsabilidades entre cada uno de los acusados. Los camaristas ratificaron las condenas por administración fraudulenta que recibieron por igual los ex funcionarios como los concesionarios de la empresa TBA, que operaba la línea Sarmiento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *