Legalización del aborto: gremios de la CGT alertan que las obras sociales no pueden cubrir los costos

La legalización del aborto podría ser un nuevo foco de conflicto entre la Central General del Trabajo (CGT) y el Gobierno nacional. Desde la central obrera solicitarían una reunión con el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, para pedir explicaciones de cómo se financiaría esta práctica en caso de que sea convertida en ley por el Congreso.

El reclamo de un encuentro con el titular de la cartera sanitaria se oficializaría el próximo jueves, tras la reunión del Consejo Directivo de la CGT.

En reunión con el ministro Rubinstein, desde la central sindical plantearían que muchos gremios no están en condiciones económicas para financiar la interrupción voluntaria del embarazo en sus obras sociales.

Sin embargo, si el proyecto es aprobado, el aborto formará parte del Programa Médico Obligatorio (PMO) y las obras sociales no podrán negar su práctica.

Detrás de los costos también se escondería el rechazo a la ley por cuestiones ideológicas y religiosas.

De hecho, días antes de la media sanción en Diputados, dirigentes sindicales como Hugo Moyano (Camioneros), Héctor Daer (Sanidad y triunviro de la CGT), Antonio Caló (metalúrgicos) y Julio Piumato (judiciales) firmaron un documento contra el aborto, al que calificaron como “la cultura del descarte”.

La iniciativa, que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, recibió media sanción el pasado 14 de junio tras casi 24 horas de debate. En el Senado, está previsto que el 1° de agosto se firme el dictamen y una semana después (miércoles 8) se vote en el recinto.

Si el proyecto sufre cambios, como proponen distintos senadores que se oponen a la iniciativa girada desde la Cámara baja, volvería a Diputados para que sea ratificada, lo que dilataría su implementación.