• Intentar correrlo a Bonadio: el mismo ineficaz recurso de siempre
    • Amado Boudou pidió su excarcelación en la causa Ciccone
    • El 28 de agosto, Día D para los Moyano y la multa millonaria a Camioneros
    • El histórico abogado de Claudio Uberti se despega y crecen las dudas sobre su entrega
    • Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel

La mayoría oficialista vota en contra del aborto y se abrió una nueva grieta en la UCR

La interna en Cambiemos en el Senado por la votación del aborto está al rojo vivo. Ocho de sus 25 senadores votarán a favor del proyecto, que está al borde del rechazo, y el radicalismo quedó inmerso en un revuelo interno que divide aguas dentro y fuera del Parlamento.

Apenas cuatro de los 13 senadores de la UCR se declararon en favor de la ley y desde sectores internos presionan a los miembros del bloque para que se sumen al “sí”. Los reclamos surgen en las redes sociales y en las reuniones de Comité. Esas voces señalan que el partido se desperfila, virando de una orientación socialdemócrata a la que lo condujo el fallecido ex presidente Raúl Alfonsín, a una más conservadora y “alvearista”.

La situación en el Senado es inversa a la que se vio en la votación en Diputados, donde predominaron los votos positivos de la UCR: 24 a favor y 17 en contra. Entre los senadores del PRO, las cosas están más equilibradas: 5 senadores a favor, 4 en contra (la negativa había sido abrumadora en el macrismo en Diputados: 37 a 17).

El malestar subterráneo ya estaba instalado en la UCR, hasta que la escritora Claudia Piñeiro en la audiencia el martes terminó de encender la mecha: cuestionó el voto de los senadores de “un partido que se jacta de ser laico y reformista” y alertó que sectores de la juventud radical hablan de “vergüenza y papelón”. Le salió al cruce la radical riojana Inés Brizuela y Doria, una de las espadas antiabortistas, quien afirmó que “no hay nada más progresista y revolucionario que defender al más vulnerable”.

Es que en la última catarata de definiciones, les tocó a los radicales inclinar la balanza hacia el rechazo: el fin de semana se pronunció en contra el pampeano Juan Carlos Marino, vice primero de la Cámara alta y lo siguió nada menos que el jefe del bloque, el chaqueño Angel Rozas.

Rozas fue reprochado desde la Franja Morada: “Ángel te contábamos del lado de la vida, la salud, el radicalismo y la juventud. Nos defrauda enterarnos que pensás votar por la clandestinidad y la restricción de derechos”. El diputado Fabio Quetglas, activo en la causa “verde”, escribió una larga carta pública al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y a los senadores del bloque: “El radicalismo debe decidir si quiere incidir y ser parte de este tiempo. Debe decidir si es un partido de cambio o de ‘status quo’”.

Las gestiones de otro influyente, Ernesto Sanz, en favor de la legalización, tampoco tuvieron el efecto esperado en ese sector. El sanzista Agustín Campero, vicepresidente de la Convención Nacional y secretario de Articulación Científico Tecnológica de la Nación, sostuvo que “lo mejor es que los senadores no decepcionen a nuestro partido”. Dijo que “vamos a esperarlos optimistas hasta el último minuto. Para que estén a la altura de la Historia”, agregó.

Las autoridades partidarias buscan mantenerse al margen de la polémica y remiten a la “libertad de conciencia”. Pero las aguas están agitadas. “Hay que ver cómo nos vamos a parar en la campaña, porque esto nos deja pegados a los sectores más conservadores”, reflexionó ante Clarín un referente parlamentario de la UCR. “Pasa que los queridos correligionarios del norte del país son muy sensibles a la presión de la Iglesia y de la opinión pública”, agregó.

Se comentó que la dirigente María Luisa Storani habló con el gobernador Gerardo Morales para que intentara convencer a Rozas del voto favorable. Pero horas después no sólo Rozas se pronunció en contra, sino que el propio Morales declaró a medios de Jujuy que “personalmente por mis convicciones estoy en contra del aborto”.

En el PJ de Miguel Pichetto, las cosas están más parejas: hay 10 senadores en contra y 8 a favor. Notablemente, si la votación se acercó en un momento a cierta paridad. fue porque compensó el bloque cristinista del Frente para la Victoria, con Cristina Kirchner y sus otros 8 senadores. Todos votarán a favor. Se dice que la rionegrina Silvina García Larraburu lo hará pese a su convicción, para no mellar la unidad de la bancada.

En el Gobierno admiten que habrá lecturas diversas sobre cómo será evaluada por la sociedad la actitud de su tropa frente al resultado. Pero creen que Mauricio Macri “ya ganó” al abrir el debate y dar libertad de conciencia. Temían que Gabriela Michetti tuviera que desempatar, inclinado a una integrante de la fórmula hacia el “no”. Pero por la ventaja de los que rechazan la ley, difícilmente haya empate.