La Justicia pide “rediseñar” el Congreso para mejorar su representación

No dice cuántos ni cómo. Dice, y no es poco, que debe ser representativo y buscar equilibrios entre los distintos distritos. La Cámara Nacional Electoral (CNE) pidió este jueves, a través de un fallo, que se actualice la configuración de la Cámara de Diputados.

Ese rediseño deberá definirlo el propio cuerpo pero tendrá que estar en línea con el artículo 45 de la Constitución Nacional que establece que luego de cada censo nacional, se debe adaptar la fórmula de representatividad en función de la población que tiene cada provincia.

Actualmente hay 257 diputados. Los activos son 256 porque Julio De Vido está detenido. Hace años, el Congreso quiere “actualizar” la integración de la Cámara. La última vez que se hizo fue sobre el censo de 1980 para definir el Parlamento del retorno de la democracia.

Lo resolvió, en su retirada, el gobierno militar a cargo de Reynaldo Bignone, el último presidente de facto. Fueron 252 pero años más tarde se agregaron los representantes de Tierra del Fuego cuando el territorio nacional fue reconocido como provincia.

El fallo difundido hoy por la CNE, con le voto compartido entre Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, no especifica como debe aplicarse el artículo 45 pero resuelve que es imperativo aplicarlo.

Traducción: el dictamen de los camaristas no dispone aumentar la cantidad de diputados sino buscar una fórmula que garantice proporcionalidad y representatividad.

Según la sentencia “la actual composición de la Cámara de Diputados está basada en los datos poblacionales de un censo realizado hace 38 años (1980), lo cual resulta anacrónico, pues no se actualizó con los censos posteriores”.

La cámara actual se armó cuando Argentina tenía 27,9 millones de habitantes y detallaba que cada distrito tendrá 1 diputado cada 161.000 habitantes o fracción superior a 80.500. El articulado señala, además, que se puede modificar ese cálculo y fijar un número más alto.

Hubo varios proyectos y pedidos. Legisladores bonaerenses, entre ellos el fallecido José María Díaz Bancalari, pidieron la aplicación de esa normativa que incrementaría la cantidad de diputados por la provincia de Buenos Aires.

Es un viejo asunto de sobrerepresentación y subrepresentación que se visibiliza, con más claridad, en un hecho: cuando se elige presidente, cada voto vale 1 pero cuando se eligen diputados nacional, no ocurre lo mismo.

Algunos ejemplos compilados por Delia Ferreira, investigadora de temas electorales y actualmente titular de Transparency Internacional (TI). Con datos del censo 2019, un diputado por la provincia de Córdoba representa en la actualidad a 183.826 habitantes mientras que un diputado por la provincia de Santa Cruz representa a 54.792 habitantes.

Los extremos son provincia de Buenos Aires, donde cada diputado equivale a 223.215 habitantes, y Tierra del Fuego, donde hay un legislador cada 25.411. Es decir: la relación es casi 10 a 1.

Luego, en el recinto, el voto de todos los diputados vale lo mismo.

El fallo de la Cámara Nacional Electoral by Clarin.com on Scribd

La última intentona, trasnochada, ocurrió el 21 de octubre de 2016. Ese jornada, la Cámara estuvo a un puñado de votos de aprobar una ley para llevar a más de 300 las bancas. El número, sometido a vaivenes y análisis, se redondeaba en 328, 71 más que en la actualidad.

Fue en el medio del debate y al negociación por la reforma política. Clarín lo contó esa noche: durante una reunión de referentes de distintos bloques, Sergio Massa planteó el tema y contó con el guiño inmediato de Emilio Monzó, el jefe de la Cámara, y un abierto promotor de la “actualización” de la cantidad de legisladores.

Al final, cuando la UCR se enteró de la movida, la rechazó y logró desactivarla. Los detalles los contó Guido Braslavsky.

La Cámara tiene listo un dictamen a partir de la presentación de un ciudadano cordobés que cuestionó que su voto vale menos que el voto de otros argentinos porque en provincias con la misma cantidad de habitantes y electores tienen más legisladores que Córdoba.

Esa provincia tiene el segundo padrón electoral del país pero tiene 18 bancas nacionales. Abajo, con menos votantes, aparecen Santa Fe que tiene 19 diputados y Ciudad de Buenos Aires que tiene 24 legisladores aunque su padrón es más reducido que el cordobés y el santafesino.

La Cámara entendió que el Congreso debe avanzar con una ley que aporte equilibrio y mayor representatividad pero no dice cómo debe hacerlo.

Una alternativa es crear nuevas bancas, algo que puede ser difícil en el contexto de baja del gasto y de críticas a la política. La otra es repartir de nuevo la cantidad de bancas, en función del nuevo mapa de habitantes y electores.

El planteo judicial no alcanza a la llamada Ley Bignone que estableció una representación mínima para cada provincia, de 5 diputados, uno de los puntos cuestionados por los analistas.