La inesperada defensa de Graciela Camaño “por el bullying” a Elisa Carrió en Diputados

Elisa Carrió siempre despierta pasiones tanto en sus seguidores como en sus detractores y algo de eso se vivió en la Cámara de Diputados cuando quiso aclarar sus dichos sobre las propinas, en medio de silbidos, insultos y abucheos en particular de la bancada kirchnerista.

Graciela Camaño salió a defender a su par de la Coalición Cívica durante el debate y esta mañana agregó que la legisladora oficialista sufre de bullying, el término inglés para definir el hostigamiento en las escuelas.

“Me parece que es impropio que cuando una diputada -nos guste o no nos guste la diputada- habla, la abucheamos. Debemos tener consideración a nuestra propia investidura”, afirmó Camaño.

La legisladora massista retomó el tema durante una entrevista, pero le sumó una cuota de crítica para la líder de la CC-ARI. “Realmente es muy incómodo trabajar, pero no es sólo Carrió, sino lo que significa cada vez que habla: las interrupciones, las bullas y los gritos y todo lo que se arma. A veces se lo merece y a veces no”, dijo en diálogo con FM La Patriada.

E insistió en que “hay una estrategia” para evitar que hable. “Yo sufrí ese tipo de bullying en la cámara y no terminé como hubiera querido”, relató.

Al ser consultada respecto a si realmente cree que Carrió sufre de hostigamiento de sus pares, explicó: “Cuando vos no podés hablar y tenés algunos personajes que te gritan o te hostigan, no es correcto. Pero bueno ella con su discurso provoca mucho”, sentenció.

Además dijo que las declaraciones sobre las propinas “fueron desafortunadas”, por lo que le pidió tener precaución con sus opiniones. “No podemos seguir pensando que estamos en Disney, estamos mal y no hay un reconocimiento público, eso es grave”, sentenció en la entrevista radial.

La intervención de Camaño en el recintos despertó, pero también reprobación del mismo sector a quien le pedía consideración. “Lo peor que podemos hacer presidente (Emilio Monzó) es no respetar la banca que representa cada uno de nosotros”, remarcó.

La legisladora criticó la “metodología de impedir que se escuche” al otro y señaló que “se está haciendo una costumbre” abuchear durante los debates. 

“No puede ser que un diputado salga de acá y diga que no pudo hablar”, concluyó.

El miércoles en el recinto, Carrió una vez más volvió a cruzarse con el kirchnerismo, tuvo un furcio al decir “propias y coimas” pero salió del incómodo momento apuntando a Alejandro Rossi, hermano del titular de la bancada K, a quien denunció por coimas. 

“El progresismo estúpido no sabe lo que son los pobres”, concluyó la aliada de Cambiemos en la Cámara Baja y despertó una ola de silbidos.