La hoja de ruta del aborto: todo lo que puede suceder con la ley

Pese a  que el Senado, con 72 bancas, tiene muchos menos integrantes que la Cámara de Diputados, que reúne 257 almas (255 de las cuales estaban en condiciones de votar), la discusión sobre la legalización del aborto le está deparando una dispersión de posiciones bastante mayor. Es que a los bloques del respaldo (“los verdes”) y del rechazo (“los celestes”) les han brotado sus propias disidencias, a los que hay que sumar las especulaciones de los indecisos (entre ellos algunos decididos pero silenciosos).

Más variados aún son los caminos posibles de la hoja de ruta que deberá transitar el proyecto -que el 14 de junio recibió media sanción- hasta finalizar su trayectoria. El martes próximo será el próximo paso, con el inicio de otro maratónico desfile de expositores. Ese tramo, según lo acordado, tendrá su próxima parada el 8 de agosto, con la votación en la Cámara alta. Se verá si es la definitiva. Dependerá de qué posición se imponga entre el menú disponible. A saber:  

1) El grupo de los “verdes” impulsa la sanción definitiva de la ley. Es decir, tal cual llegó de Diputados. Lo encabezan el peronista Miguel Pichetto, el K Marcelo Fuentes y el macrista Humberto Schiavoni. Por ahora no reúnen mayoría, pero de imponerse sólo faltaría que Mauricio Macri firme la promulgación para que el proyecto entre en vigencia. En Gobierno avisaron que no la vetaría.     

2) El grupo de los “celestes” es el que apunta al rechazo liso y llano del proyecto, para sepultar el debate. En ese caso, recién el año próximo podría volver a empezar de cero. Entre los “militantes” de esa postura se cuentan la radical Silvia Elías de Pérez y el macrista Esteban Bullrich. Tampoco tienen los votos.

3) Un sector “intermedio” es el que quiere legalizar el aborto, pero pretenden suavizarlo con distintas modificaciones al texto aprobado en Diputados. Ahí se anotan el peronista Carlos Caserio (arrastra a los otros dos cordobeses), el ex radical K Maurice Closs y la macrista Gladys González. Si le hacen caso, el proyecto vuelve a Diputados.

4) Otros sector “intermedio” es el que se opone al proyecto, pero aceptaría aprobarlo con importantes cambios como “mal menor”. Sólo dejarían en pie la despenalización de la embarazada que aborta. Es lo que proponen el macrista Federico Pinedo y el peronista Rodolfo Urtubey. Por esa vía, también volvería a Diputados.

5) Los indecisos son un pelotón de al menos una docena de senadores que podría inclinar la balanza. Algunos esperan las encuestas de sus provincias para pronunciarse. Hay allí figuras de peso, como los radicales Angel Rozas y Juan Carlos Marino, así como los peronistas Carlos Reutemann y José Alperovich. 

Cómo sigue la película si el texto es modificado en el Senado y debe ser revisado nuevamente por Diputados. En ese caso, lo más importante que se debe tener en cuenta es que al ser la cámara de origen, tendrá la palabra final. Y que no podría votar en contra de la ley, sino que deberá optar por algunas de las variantes ya aprobadas. 

Otra cuestión a tener presente es qué tipo de ventaja obtuvo el sector que impuso las modificaciones. En cada votación del Senado (en general y en particular) deberá aclararse cómo se aprobó cada moción. Es que en Diputados será suficiente aprobar cada postura por mayoría simple, salvo que en la Cámara alta se hubiera impuesto por dos tercios. De ser así, los diputados deberán alcanzar esa mayoría agravada o quedará en pie lo que se votó en el Senado.

Las alternativas en la Cámara baja son:​

# Insistencia. Los diputados le dan la espalda a los cambios que hicieron los senadores y ratifican la media sanción. Como el resultado en esa cámara fue ajustado, por 129 a 126, y con votos oscilantes, nadie garantiza que esa mayoría vuelva a reunirse para ratificar el texto. 

# Aceptación de los cambios. La Cámara baja le da el visto bueno a las modificaciones que introdujo el Senado y quedan estampadas en la ley, así mantengan o no el espíritu del proyecto original.

# Insistencia parcial. Los diputados aceptan sólo algunos de los cambios que incorporaron los senadores. La ley es sancionada con esos retoques, pero conservando la base original. 

# Falta de quórum. Es el escenario menos pensado, pero no hay que descartarlo. Sucedería si se profundizan las tensiones que dejó el debate inicial en la Cámara baja y llega al punto de generar un conflicto que impida reunir el número para sesionar