Interna en Comodoro Py: la Cámara Federal resiste el traslado de un juez a ese tribunal

Ni la montaña rusa del dólar o la efímera ilusión argentina en el Mundial atemperaron la tensión en la justicia federal. A la insólita ofensiva contra el fiscal Federico Delgado -atiborrado de denuncias y citaciones por su labor en la causa Time Warp y Odebrecht- se sumó ayer una inesperada interna en la Comodoro Py: en respuesta a una consulta de forma, la Cámara Federal porteña rechazó el traslado a ese tribunal del juez Pablo Bertuzzi, que ahora integra el Tribunal Oral Federal 4 y cuya mudanza ya fue prevista por el Consejo de la Magistratura. Aunque la opinión de los camaristas no es vinculante, su desaprobación desluce la jugada.

“Si bien el traslado se encuentra reglamentariamente previsto, entiendo que en el caso no se verifica ninguna circunstancia que justifique su procedencia”, explica su negativa el titular de la Cámara Martín Irurzun, tras citar “el criterio reiteradamente sostenido” por la Corte respecto a “que las vacantes se cubran mediante la designación regular de magistrados, tal como impone la Constitución”.

“Aun cuando persisten las falencias en la conformación de esta Cámara, el Tribunal no ha visto paralizada su actividad en ningún momento”, advierte Irurzun. “Se desconoce, sin embargo, la repercusión que el traslado por el que se consulta pudiera tener en el ámbito de los tribunales orales”, desliza, insinuando que la salida de Bertuzzi del TOF 4 sí podría incidir en cambio respecto a la tarea en ese tribunal.

A esa tesis adhirió Mariano Llorens, quien además recordó que “existe un concurso abierto que se encuentra en pleno trámite, con fecha ya fijada para que los 95 postulantes rindan la prueba de oposición, establecida el 10 de agosto”, después de cuando se evaluarán sus antecedentes para conformar la terna según el orden de mérito. Delicadamente, Llorens aclara que su negativa responde a razones “estrictamente institucionales”, y que “nada de lo dicho implica un cuestionamiento o crítica profesional al doctor Bertuzzi”.

En soledad, Leopoldo Bruglia votó por convalidar el traslado, ya que el juez fue designado cumpliendo todos los pasos previstos en la Constitución, presta funciones en la misma jurisdicción -el fuero federal porteño-y el Reglamento de Traslado de Jueces contempla la mudanza. “Esta regulación se viene aplicando pacíficamente hace dieciocho años, sin cuestionamientos”, sintetiza el juez. Un detalle: él mismo llegó a la Cámara por un traslado desde el TOF 4.

Tras la renuncia de Horacio Cattani, el juicio político a Eduardo Freiler y las veloces eyecciones de los cuestionados jueces Eduardo Farah y Jorge Ballestero tras su singular voto en favor de Cristóbal López, en la Cámara Federal sólo habían quedado Irurzun y Bruglia, hasta que hace tres semanas se integró Llorens. Aún quedan tres vacantes, una en la sala I y dos en la sala II del tribunal. Si se sumara Bertuzzi, la sala I quedaría completa.