Héctor Timerman defendió el pacto con Irán y denunció una misteriosa operación

Lo que se postulaba como una indagatoria por videoconferencia que no duraría mucho, estuvo atravesada por diversas dificultades técnicas. Así, pese a que Héctor Timerman estaba preparado para declarar a las 9.30, no pudo hacerlo hasta las 14.20 por falta de micrófonos en los equipos que llevaron a su domicilio para realizar la audiencia. Cuando logró declarar, defendió taxativamente la firma del Pacto con Irán, reiteró que “nunca estuvieron en peligro las alertas rojas” que regían sobre los cinco iraníes acusados del atentado a la AMIA y sostuvo que “hay alguien a quien le interesa que la causa no avance, no es iraní y no sé porqué lo hace”.

Para que la audiencia pautada en el marco de la causa donde doce imputados-entre ellos Cristina Kirchner y Timerman-, están acusados de encubrir el atentado de la AMIA, se pueda realizar, los jueces del Tribunal Oral Federal 8 Gabriela López Íñiguez y José Michilini tuvieron que trasladarse, junto al fiscal del juicio Marcelo Colombo, hasta el domicilio particular del ex canciller.

La situación estuvo rodeada de particularidades, y parte de ellas responden al delicado cuadro de salud que afronta Timerman. Por ello, sus abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort pidieron que pese a que el juicio no inició aún, el Tribunal anticipara la declaración indagatoria.

Cuando el TOF 8 hizo lugar y se pautó la fecha de audiencia, todo se dispuso para que el ex responsable del Ministerio de Relaciones Exteriores declare por videoconferencia desde su casa. Con notorias dificultades para hablar, el primer intento quedó suspendido porque no se llevaron micrófonos y se hacía imposible escuchar con nitidez lo que planteaba el acusado.

Entonces, tras la queja de la defensa por las desprolijidades cometidas, se decidió los jueces y el fiscal fueran a la casa del ex canciller. A las 14.20 y aún con dificultades técnicas, inició la indagatoria que era seguida por los abogados de los demás imputados y las querellas desde la Sala B de Comodoro Py.

Con una férrea defensa al Memorándum de entendimiento con Irán, Timerman lo primero que respondió fue que “no existió una cumbre en Alepo secreta” con su par iraní. “Lo único que le puedo decir con certeza es que yo estaba de gira en Medio Oriente y después íbamos a Turquía de visita, y de ahí me fui a Alepo era tan obvio que yo estaba yendo a Siria. Fue público”, planteó.

El fiscal Colombo le preguntó cómo se gestó el Pacto con Irán, que según la justicia tenía como único fin “brindar impunidad a los cinco iraníes señalados como responsables del atentado perpetrado a la sede de la AMIA”.

“En las reuniones no se iba a hablar de ningún otro tema, solamente sobre AMIA”, contó, y dijo que era una directiva de Cristina Kirchner. Entonces recordó que hubo al menos tres reuniones con su par iraní “y varias llamadas telefónicas”. Los encuentros se realizaron en Ginebra y, agregó, “hubo reuniones a las que fui con el vicecanciller y otras a las que fui solo”.

Esos encuentros duraban entre una y tres horas y el objetivo de todo lo que se decidía al respecto, sobre qué hacer público y qué no, “era que no se corten las negociaciones, el parámetro era que no queríamos parar las negociaciones”, añadió.

Una vez más, reiteró que las alertas rojas de Interpol que regían sobre los iraníes “no peligraban”, y fue allí cuando disparó su frase más crítica: “Yo me fui en 2015, ya era inconstitucional el Memorándum y pasaron 4 años, ¿pueden decir en qué avanzó la causa? Lo único que avanza es mi cáncer, no avanza otra cosa y es una gran frustración, un avance chiquito siempre va a ser mejor que la nada”.

Al respecto, redobló la apuesta y sostuvo: “A alguien le conviene que en 4 años sólo haya silencio, a alguien le conviene que pare esto. Es muy difícil, yo creo que acá hay alguien que está frenando esto y no es iraní, no sé quién, y porqué lo hace. Sé que a Estados Unidos y a Israel le conviene”.

Cerca de las 16 cuando la indagatoria llegaba a su fin, del ex canciller volvió a quejarse contra la causa: “esto sólo se trata de una persecución política”, se lamentó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *