• Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel
    • Un imputado por los cuadernos de las coimas pedirá pericias psiquiátricas a Norberto Oyarbide: "No está en sus cabales"
    • En su defensa, Cristina Kirchner pide la declaración testimonial de Mauricio Macri y señala a Angelici
    • La vida después de los cuadernos para la ex pareja de Centeno: desempleada y con cambios de rutina
    • Oscar Parrilli busca avanzar con su recusación a Bonadio y se suma otro acusado

En pleno escándalo por las coimas, Cristina Kirchner empezó a negociar un frente electoral con Moyano

De archienemigos, a posar juntos en la foto, con sus necesidades de peronistas en la oposición, y de hacer frente a la amenaza de causas judiciales que se ciernen sobre ambos. Hubiera sido de ciencia ficción hace unos meses, pero Cristina Kirchner se reencontró con Hugo Moyano ayer, en pleno avance del escándalo de los cuadernos en la que aparece acusada de asociación ilícita.

El tema no quedó ahí. “Estamos armando un frente electoral”, confirmó el líder camionero al dejar el predio del gremio mecánico, SMATA, en Cañuelas. “Fue una buena reunión, hablamos de todo después de tantos años. Todo el peronismo se va a unir, esa es la misión”, agregó. Ricardo Pignanelli, fue el anfitrión del encuentro. La foto mostró a los tres junto al canillita Omar Plaini y a la diputada cristinista Vanesa Siley, de los judiciales de la Capital.

La presencia de la ex presidenta estaba prevista antes de que estallara la causa y fuera citada a indagatoria para el 13 de agosto por el juez federal Claudio Bonadio. Era la invitada estrella de una jornada de “capacitación” para delegados mecánicos. Fue la única oradora, en un acto que los organizadores prefirieron hacer sin prensa. Moyano también estaba invitado pero mantuvo el suspenso, y al final concurrió. De alguna manera es parte de un camino que ya empezó a transitar su hijo Pablo Moyano, que viene compartiendo actos con los K, como en las concentraciones del 25 de Mayo y del 9 de Julio.

“Nos estamos juntando todos los espacios políticos y gremiales que pensamos lo mismo”, sostuvo Moyano a la prensa. Contó además que durante su intervención ante los delegados de SMATA, la ex presidenta “habló de todo como lo puede hacer una dirigente de años”, pero aseguró que no se refirió a candidaturas para el 2019. También sostuvo que “vamos a ver si hay otro candidato”, mostrando que su plan no es apoyar una nueva postulación de Cristina a la Presidencia. Ante la pregunta por el caso de los cuadernos de la corrupción, salió del paso: “No soy vigilante”.

Cristina y Moyano llegaron casi a la misma hora a Cañuelas y se saludaron cordialmente. Conversaron cerca de una hora sobre la situación de los trabajadores, las cifras de desempleo, de la producción industrial en caída, y coincidieron en la “mala gestión” que representa para los trabajadores el gobierno macrista, al que Moyano apoyó durante la campaña y en sus inicios.

El evento de Cañuelas marcó la segunda aparición pública de la ex presidenta esta semana en medio del nuevo caso de corrupción que la involucra. El miércoles, a horas de que estallara el escándalo, estuvo en el Senado en el cierre del plenario de comisiones que debatió el aborto legal, y donde puso su firma al frustrado dictamen para impulsarlo.

Cristina habló ante los delegados de Smata, pero no hubo transmisión. A todos les hicieron dejar sus celulares fuera del salón para que no hubiera “filtraciones”. La reunión con Moyano se da también en un contexto donde el macrismo, desde el estallido financiero y la fuga de capitales hace un par de meses, ya no transita con la misma comodidad hacia sus planes reeleccionistas, y con el imperativo de aplicar un plan de ajuste para cumplir con el FMI, que erosiona su imagen. Pero al mismo tiempo la dispersión entre cristinistas y peronistas no K juegan para el plan de reelección de Macri, según advierten en el peronismo.

Referentes como Miguel Pichetto o Juan Manuel Urtubey no tienen dudas que las intenciones de la ex mandataria son la de presentarse para la Presidencia en 2019. Al peronismo anti K le preocupa que termine siendo funcional a la reelección de Macri, pero tampoco ofrece, por ahora, un candidato que mida más que Cristina. Ayer, el PJ Federal dio un guiño para que el Senado acepte allanar los domicilios de la ex presidenta: ¿será que busca debilitarla?