• La noche en que Cambiemos dejó de cambiar
    • Carlos Wagner, el constructor arrepentido, involucró a Cristina Kirchner en forma directa en las coimas
    • Muñoz sobre Vandenbroele: "Pensé que lo iban a matar antes del juicio"
    • María del Luján Telpuk recordó cómo descubrió la valija de Antonini Wilson
    • Mariano Federici: "Los cuadernos de las coimas son un hilo conductor de la asociación ilícita"
    • El pueblo de Claudio Uberti le quitó el título de "Huésped de honor" por los escándalos de corrupción

El pueblo de Claudio Uberti le quitó el título de “Huésped de honor” por los escándalos de corrupción

El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el ex titular del OCCOVI, Claudio Uberti.

Supo ser un emblema del pequeño pueblo. Su ciudadano más ilustre, galardonado con el título de “Huésped de honor” de la comunidad, como uno de los más destacados nacidos en esa tierra ubicada a 20 kilómetros de la ciudad de Colón. Hasta ahora.

Claudio Uberti, ex titular de la Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) y una suerte de embajador paralelo del kirchnerismo en Venezuela, perdió el título que su ciudad la había otorgado en los tiempos de apogeo del gobierno de Néstor Kirchner.

La comisión comunal de Wheelwright le quitó días atrás el título por “razones éticas y morales” que hacían “insostenible” tal reconocimiento.

La decisión se votó justo cuando estalló el escándalo de los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta detallando un aceitado mecanismo de bolsos con millones de dólares de empresarios que terminaban en la Quinta de Olivos o el departamento de los Kirchner. Pero fue días antes de que el juez Claudio Bonadio pidiera la detención del ex funcionario, que se encuentra prófugo de la Justicia. Cuestión de timing. 

Para todos los wheelrrenses ─gentilicio del pueblo de 7000 habitantes─ la cara de Claudio Uberti es conocida. Se lo han cruzado en la calle. Lo conocen como “Pachi”. 

Visita el lugar cada 15 días para ver a su familia.

Es una costumbre que mantuvo siempre, desde que se fue antes de los 20 años a Rosario a estudiar, para más tarde recalar en Santa Cruz y conocer a los Kirchner: viajar por lo menos una vez al mes a su mamá Elda y a su papá Eugenio (que ya falleció), dos jubilados de clase media.

Cuando Uberti se convirtió en un fantasma para la opinión pública nacional, tras el escándalo de la valija de Antonini Wilson con 800 mil dólares que entró al país en un avión en el que viajaba él, en Wheelwright seguían viéndolo.

Era su lugar en el mundo.

CLAIMA20100707_0012 Llamada. claudio uberti, en el 2007, en el avion de la valija de antonini,

Por eso, cuando el kirchnerismo cumplía un año en el poder, el 28 de mayo, la resolución 119/2004 lo declaró Huésped de Honor. Uberti nunca había cortado el cordón umbilical con la política local.

Es más, con su figura se vinculaban las obras que había “bajado” de Nación para la zona. Sobre todo, la rotonda sobre el acceso a la ruta 8, ubicada a 4 kilómetros de la localidad santafesina, quizás el emprendimiento vial más grande de la historia del lugar.

Tan importante era para la política allí que los peronistas hacían campaña con la foto de Uberti para ganar las elecciones. Y las ganaban.

Uberti en un acto en casa Rosada, con José López, Néstor Kirchner y Julio De Vido en abril de 2004, un mes después fue declarado ciudadano ilustre.

Hoy, la realidad es distinta. Con Uberti prófugo de la Justicia tras el arrepentimiento de varios empresarios y su mención en el cuaderno 4 de Oscar Centeno, ni el título de “Huésped de Honor” le quedó. También perdió la ciudad, que la gobierno el radicalismo, que impulso la medida. 

Así lo explicó a Clarín, Benjamín Gianetti, de la UCR, presidente de la comuna de Wheelwright, que destronó al FpV del poder. “Para ser ciudadano ilustre, uno debe ser una persona intachable y él ha dejado de tener esos mérito como para hacerlo, es una cuestión de principios”, dice a Clarín. 

Todo ocurrió antes de que aparezca con esposas, trasladado a una celda. Una imagen que en Wheelwright nadie quería para un “huésped ilustre” del lugar.