El peronismo no K plantea un presupuesto con ajustes y un impuesto a los bancos

Aún faltan 61 días para que el Ejecutivo envíe al Congreso el proyecto de presupuesto 2018 que, de cara al año electoral, parece anticipar esa contienda en el Parlamento. Por lo pronto, el peronismo opositor parece no perder el tiempo y prepara un proyecto alternativo donde correrán al gobierno… “con un ajuste más sensato”, según uno de sus más encumbrados operadores con despacho en Diputados.

Llamadas diarias con los gobernadores, realineamiento de fuerzas alrededor del eje Sergio Massa, Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey forman parte de una agenda frenética para quienes no quieren quedar como “el peronismo irresponsable”.

Hay gastos que no piensan tocar como los subsidios a las provincias patagónicas por $ 100 millones o lo que recibe La Pampa que fue por el equivalente a $ 890 millones en 2017 y que este año se derrumbó a 115 millones y que el gobernador Verna busca llevar a su antiguo nivel al justificar que son fondos para vacunas en hospitales y el incentivo docente.

“Le dimos tiempo al Gobierno que tiene que entender que es muy difícil aprobar un presupuesto que venga con la impronta del FMI”, dice el diputado-operador. “Nosotros proponemos aumentar algunos recursos y ajustar en gastos irracionales”, amplía.

-¿Están pensando en nuevos impuestos?

-En algún tipo de impuesto a las ganancias de los bancos y en frenar la rebaja del impuesto a las ganancias a las empresas que planteó la reforma impositiva. El otro foco es la racionalidad del gasto.

-¿Por dónde pasarían la tijera?

-Hay 23 ministerios con 23 ceremoniales y todo lo que implica. Eso es irracional. Proponemos eliminar la cantidad de gente y consultoras que trabaja en la comunicación vía las redes sociales en Casa Rosada y en varios ministerios. El decreto del Gobierno en ese sentido no es serio, hay que hacer un censo de empleados, dependencias y preservar áreas como salud, ciencia y técnica y la obra pública.

En la propuesta trabajan economistas como Javier Alvaredo, Marco Lavagna, Santiago López Alfaro y Marcelo Bosch.

Mientras, ese sector del peronismo asegura que con el fin de la feria judicial habrá una resolución de la jueza Servini sobre el destino del PJ, que sería “sin Gioja y sin Barrionuevo”. Cuando suceda, alumbrará un congreso partidario en agosto con la mira en la campaña presidencial 2019. Dicen que en realidad arranca en diciembre: la primera elección está agendada en la provincia de Catamarca.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *