• Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel
    • Un imputado por los cuadernos de las coimas pedirá pericias psiquiátricas a Norberto Oyarbide: "No está en sus cabales"
    • En su defensa, Cristina Kirchner pide la declaración testimonial de Mauricio Macri y señala a Angelici
    • La vida después de los cuadernos para la ex pareja de Centeno: desempleada y con cambios de rutina
    • Oscar Parrilli busca avanzar con su recusación a Bonadio y se suma otro acusado

El hombre que entregó los cuadernos de las coimas de Oscar Centeno a la prensa dijo que que tiene “miedo”, pero que no está arrepentido

Jorge Bacigalupo testigo amigo Centeno coimas cuaderno Baratta

“Oscar Centeno me llevó una caja con cuadernos en el momento en que se hizo pública la denuncia de (Hilda) Horovitz y (Roberto) Baratta cayó preso”, reveló este viernes por la noche Jorge Bacigalupo, el amigo del ex chofer del Ministerio de Planificación que destapó el entramado de un mega escándalo de coimas en la obra pública durante el gobierno kirchnerista.

Bacigalupo, que conoció a Centeno de sus épocas como remisero, reconoció haber sido el nexo con los periodistas que realizaron la investigación y que facilitaron a la Justicia las pruebas para que varios funcionarios del gobierno kirchnerista y empresarios quedaran detenidos en las últimas horas.

“En septiembre u octubre del año pasado me trae una caja cerrada y me dijo: ‘Por favor, guardame esto’. Le pregunto qué hay. ‘Son anotaciones que hice sobre el trabajo que hago en el ministerio con este Baratta’. Me los entregó porque me tenía confianza”, explicó Bacigalupo, de 73 años y sargento retirado de la Policía Federal, en declaraciones a La Nación +.

Y siguió: “Yo le insistí para que se presentara en la Justicia. La primera denuncia Horovitz se la hace a Bonadio. Y le dije: ‘Ponete a disposición’. Pero no quiso… A mí no me cerró y pensé que este muchacho estaba identificado ideológicamente con la gente con la que trabaja”.

Bacigalupo prosiguió su relato y explicó que, al no conocer a nadie de la Justicia, decidió usar a los periodistas para que fueran el vehículo para que se difundiera el contenido de esos cuadernos. 

En ese sentido, aclaró que enero les entregó los cuadernos “originales”, que estuvieron en poder de los periodistas hasta el momento en que Centeno comenzó a reclamárselos.

“Cuando Baratta sale en libertad, Centeno me empieza a pedir los cuadernos. Entonces se los pido (al periodista) para devolvérselos. Los había venido a buscar. Le devolví la caja abierta con todo. La agarró, se subió a su coche que estaba enfrente. Antes discutimos en casa. Le había dicho que fuera a la Justicia. Pero él siempre se negó. Y es lo que a mí me lleva a que tome estado público por otro lado”, reconstruyó.

Bacigalupo advirtió que tiempo atrás prestó declaración testimonial ante el juez Bonadio y que el miércoles fue a ampliarla. “Conté todo lo que pasó”, enfatizó.

Sobre el por qué de la decisión de llevarle los cuadernos a los periodistas, el ex policía aseguró: “Esta gente se ha llevado puesto todo. Estos van a volver si no se los para de alguna manera. El problema no son los que están. Pero no sabía que esto tenía tanta envergadura”.

Además, subrayó que estaría “arrepentido” si no hubiera hecho lo que hizo, al tiempo que admitió que siente algo de temor “a los acontecimientos que pueden venir en este momento”.

“La persona que dice que no tiene miedo está loco o está mintiendo. No hay que confundir temor con cobardía. Cualquier individuo normal tiene miedo a los acontecimientos que pueden venir a este momento. Es cuestión de estar atento, cuidarse y punto”, remarcó. 

Finalmente, celebró que Centeno consiguiera la excarcelación y lo aceptaran bajo la figura de testigo protegido. “No es mal tipo. Es bueno que se haya allanado a colaborar con la Justicia”.

Y cerró: “Esperemos que todo salga bien. Sobre todo por el país”.