Cristina Kirchner pidió que en un juicio contra ella declare el primo de Macri

Ante la acusación de haber sido la “jefa de una asociación ilícita” que se dedicó a direccionar la obra pública vial para “convertir al amigo presidencial” -Lázaro Báez- en empresario de la construcción, Cristina Kirchner pidió ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que se cite a declarar al empresario y primo del presidente Macri Ángelo Calcaterra durante el juicio, como también a Carlos Wagner y otros empresarios nucleados en la Cámara de la Construcción.

La ex Presidenta enfrentará en pocos meses el primero de los juicios en su contra y uno de los más relevantes en cuanto a las acusaciones que sobre ella recaen: haber sido jefa de una asociación ilícita que defraudó al Estado al montar una estructura institucional, para favorecer a Báez, direccionando contratos viales: 52 en total, por 46.000 millones de pesos.

Tras la feria judicial de invierno que comienza el lunes próximo, el TOF 2 -integrado por los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Jorge Tassara- ya estaría en condiciones de fijar fecha para el juicio. Antes evaluará la presentación de pruebas que realizaron las defensas y los acusadores: las querellas y el fiscal ante el TOF 2, Diego Luciani.

Tal como contó Clarín, el representante del ministerio Público Fiscal solicitó un listado de 90 testigos, entre los que se encuentran Elisa Carrió, Margarita Stolbizer, Leonardo Fariña, Javier Iguacel. Por su lado la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso también había presentado su lista de posibles testigos, que incluía a los periodistas de Clarín Jorge Lanata y Nicolás Wiñazki, entre otros.

Quien también presentó una nómina de potenciales testigos durante el juicio que la tienen como principal responsable de “las maniobras de corrupción que permitieron el desmedido enriquecimiento de Lázaro Báez y de su empresa Austral Construcciones” -como sostuvieron los fiscales de la causa, Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques- fue Cristina Kirchner.

Recordemos, en el expediente se demostró que esta “estructura delictiva” permitió al Grupo Austral “cobrar antes del vencimiento, más rápido que cualquier otra contratista y la totalidad de los certificados pendientes de pago”, asimismo recibió “sobreprecios del 65% y la mitad de las obras no las terminó”. Estos movimientos de dinero posibilitaron que el patrimonio de Lázaro Báez preso por lavado de dinero, se incrementara en un 12.127 % y el de Austral Construcciones en un 45.313%, tan sólo en diez años.

Cristina Kirchner está dispuesta a rebatir estos argumentos y en una defensa más global, pidió que el TOF 2 cite a declarar como testigo a Ángelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri-, ex titular de la constructora IECSA, al ex titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, a Sebastián Eskenazi propietario del Grupo Petersen, entre otros referentes de la obra pública.

Para la senadora, esta causa “encierra y consolida aún más todos los vicios y arbitrariedades que fueron puntualizados por mi parte a través de las presentaciones”. Y por ello reiteró que Lázaro Báez no fue el más favorecido durante el kirchnerismo con la obra pública, sino que ocupaba el lugar número 45 del listado global de contratistas del Estado.

Austral Construcciones, la firma insignia de Báez y receptora de los contratos viales, dejó de percibir obra pública del Gobierno desde diciembre de 2015, y hace una semana la juez en lo Comercial María José Gigy Traynor decretó su quiebra.