Camioneros impugnará la prohibición que le fijó el Gobierno de emitir el “libre deuda sindical”

El sindicato de Camioneros presentará una impugnación contra la decisión del ministerio de Trabajo de prohibirle emitir el llamado “libre deuda sindical”, como condición para que las empresas de transporte puedan operar.

La decisión de la cartera laboral la adelantó Clarín el mismo día del paro sectorial de Camioneros -el 14 de junio- en plena vigencia de la conciliación obligatoria (esta herramienta impide a los gremios tomar medidas de acción directa durante el tiempo que dure). 

La resolución del ministerio que comanda Jorge Triaca dice que las leyes gremiales “no prevén ningún tipo de certificado emitido por entidad sindical alguna de libre deuda de aportes, contribuciones, obra social ni cuota sindical, siendo ello una facultad que se arroga el gremio, impidiendo a las empresa solicitantes de su derecho a ejercer toda industria lícita, lo cual viola garantías constitucionales”.

La pulseada se dio en el medio de la discusión paritaria, ya que Camioneros iba por un 27%, 12 puntos por encima de la pauta anhelada por el Gobierno: finalmente terminó cerrando por el 25 por ciento, lo que abrió el camino a las discusiones actuales en torno a esa cifra. 

Por lo que supo este diario, desde el sindicato van a resistir: presentarán esta semana un descargo rechazando el planteo ministerial. “El dictamen es un absurdo”, aseguran sin titubear. Y agregan: “Nuestro descargo incluirá leyes, resoluciones y decretos, algunos de ellos hasta homologados por el ministerio de Trabajo, en los que autorizan la emisión de libre deuda por parte de los sindicatos”. En esta línea agregan que muchas dependencias estatales como “los ministerios de Trabajo, Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, Presidencia de la Nación, la Subsecretaría de Transporte, y el INAES, entre otros, exigen para sus licitaciones un libre deuda sindical, lo que contradice el dictamen este en el que no menciona a Camioneros sino que habla de entidad sindical en general”.

A su vez, Clarín supo de fuentes del ministerio de Trabajo que la apelación por parte del Gremio debía haber ingresado este miércoles que pasó, cosa que al cierre de esta edición aún no había sucedido.

El caso del “libre deuda sindical” que tomó estado en mayo pasado fue el de Nancy Pastorino, la dueña del Expreso Pontevedra. Viralizó unos audios en los que gente del sindicato le exigía el pago de una deuda de 1,2 millones de pesos, que para ella era inexistente. Justamente para defenderse que no debía nada mostró en esa reunión en el sindicato (y en el aire del programa de TV de Luis Majul) el “libre deuda”. El empresario Enrique Cierri también denunció a este diario maniobras extorsivas con el libre deuda sindical.

Por otro lado, están corriendo dentro de la estructura del Ministerio de Trabajo dos expedientes que definirán cuánto deberá pagar el gremio por multas pecuniarias. Por ahora es un incógnito si se animarán a avanzar o sólo servirán para presionar. En cualquier caso, los números que se manejan hielan la sangre. Se habla de multas de “entre 50 por ciento y el 2.000 por ciento del valor mensual del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) por cada trabajador afectado, según establece la ley 25.212”. Haciendo cuentas, este mes, ese salario mínimo pasará a ser de $ 10.000. Tomando solamente el piso, es decir el 50% del SMVM sobre los 200.000 afiliados que tiene el gremio, la multa a pagar da 1.000 millones de pesos.