• Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel
    • Un imputado por los cuadernos de las coimas pedirá pericias psiquiátricas a Norberto Oyarbide: "No está en sus cabales"
    • En su defensa, Cristina Kirchner pide la declaración testimonial de Mauricio Macri y señala a Angelici
    • La vida después de los cuadernos para la ex pareja de Centeno: desempleada y con cambios de rutina
    • Oscar Parrilli busca avanzar con su recusación a Bonadio y se suma otro acusado

Abuelas de Plaza de Mayo presentó la historia del Nieto 128: se llama Marcos y nació en Tucumán

Camilo, hermano de Marcos, el nieto 128

Marcos, hijo de Carmen del Rosario Ramos, nació en Tucumán el 9 de junio de 1976 y es el nieto 128 encontrado por las Abuelas de Plaza de Mayo, que lo anunciaron este viernes en una conferencia de prensa en la que también participó Camilo, hermano de Marcos.

“Esta es la restitución de 42 años de amor no vivido”, dijo Camilo, emocionado, ante la atenta mirada de Estela de Carlotto, que estuvo sentada junto a él. Contó, además, que el reencuentro con Marcos “fue fabuloso”.

Carmen del Rosario, militante del PRT, tenía tres hijos varones: Camilo, Ismael y Marcos. Fue secuestrada durante algunas semanas estando embarazado de Marcos y luego liberada. Pero en noviembre, en otro operativo realizado por las fuerzas de seguridad en la capital tucumana, Carmen del Rosario Ramos fue secuestrada y sus dos hijos menores, Ismael y Marcos, llevados a una quinta en Tafí Viejo, según los datos que dio a conocer Abuelas en un comunicado. 

Ismael estuvo apenas una semana allí y no volvió a ver a Marcos. Fue él quien se acercó a la Comisión Nacional por el Derecho a la identidad (CONADI) en 1999 y contó que había sido secuestrado junto a su hermano menor. El mayor, Camilo, en ese momento estaba al cuidado de su padre.

Marcos se reencontró el jueves con su familia: “Fue un choque de emociones. Queríamos conocer su historia en veinte segundos”, contó Camilo.