A todo o nada: los senadores antiabortistas van por el rechazo a la media sanción

Reuniones, llamadas, whatsapps. Los senadores que se oponen a la legalización del aborto están volcados de lleno a la tarea de convencimiento de los indecisos. Sin embargo, ya no fomentan hacerle cambios al proyecto con media sanción de Diputados -como plantearon en la previa al debate- sino que cambiaron de estrategia: irán directamente por el rechazo a la iniciativa.

La letra chica del Congreso los hizo cambiar de parecer. Es que si la cámara revisora -en este caso el Senado- aprueba modificaciones, cuando el dictamen vuelve a la cámara de origen -Diputados- ésta puede insistir en el proyecto original y aprobarlo “con la misma mayoría o una superior” que la que utilizó la cámara revisora para hacer los cambios. “Se decidió no correr ese riesgo”, confiaron desde el entorno de una de las senadoras autodenominadas “pro vida” más activas del oficialismo.

“Al momento se está trabajando por el rechazo directo del proyecto”, aseguró a Clarín el senador correntino Pedro Braillard Poccard (Cambiemos), que forma parte de las tres comisiones que integran el plenario del debate, y que desde un inicio anunció que votará en contra “por convicción”.

“No se trata de una cuestión religiosa y respeto a quienes están a favor. Realmente no puedo decir que lo que está en el vientre de la madre no es persona, considero que lo es desde la concepción, tiene ADN propio. Pero más allá de mi postura, hay muchas cosas del dictamen que no cierran”, afirmó.

A diferencia de la postura de la vicepresidenta Gabriela Michetti, que se opone rotundamente al aborto (incluso en caso de violación) y protagonizó polémicas declaraciones, un grupo de legisladores oficialistas, también en contra, pretende diferenciarse; mantener otro tono, correr la discusión de los ideales religiosos y hacer hincapié en los derechos. “En nombre del derecho de la mujer no se puede pasar por encima el derecho de otra vida indefensa”, aseguran.

El objetivo es rechazar la media sanción -para que no vuelva a Diputados- señalando “inconsistencias” o “irregularidades”, y por otra parte presentar otros proyectos para trabajar en temas con los que concuerdan ligados a la flexibilización de las penas y la educación sexual.

Para lograrlo, deberían poder convencer no sólo a los indecisos sino también acordar con aquellos que pedían modificaciones, como los tres cordobeses.

En las argumentaciones señalan algunos temas que fueron eje de discusiones en Diputados, entre ellos, que el Pacto de San José de Costa Rica, al que adhiere Argentina, establece que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida” desde “el momento de la concepción”.

“Si el proyecto se aprueba así, el tema se va a judicializar, van a haber planteos de inconstitucionalidad. Ya lo anticipan los propios abogados”, asegura Poccard, y sugiere: “En cuestión de dos meses se va a tratar la reforma del Código Penal, ahí se podrían tratar las modificaciones respecto a la penalización de la mujer”.

También cuestionan la objeción de conciencia. “Son listas negras, en donde los profesionales quedan expuestos”, indican algunos. Otros consideran que va a haber localidades donde el 80% de los médicos se van a anotar.

Entre quienes trabajan en contra de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) Silvia Elías de Pérez es una de las más activas junto a Federico Pinedo. El presidente provisional del Senado ya presentó dos proyectos alternativos: uno para atenuar las penas a la mujer que aborta y otro, junto a Miriam Boyadjian, para que el Estado se haga cargo de los costos de un embarazo no deseado y que la mujer de a ese “niño por nacer” en adopción.

Otros de los legisladores que militan por la negativa son la salteña María Cristina Fiore Viñuales, el jujeño Guillermo Snopek, José Mayans, entre otros. En estos días, iban a armar un grupo de Whatsapp transversal que incluya a todos los “celestes”, sin importar el partido al que pertenezcan.

“Las conversaciones con indecisos se dan todo el tiempo. Cada uno está evaluando su territorio”, reconocen los legisladores. También, al igual que apuntó el jefe de la bancada peronista, Miguel Angel Pichetto, muchos reconocen que las manifestaciones en la calle serán clave para modificar votos de último momento.