• Intentar correrlo a Bonadio: el mismo ineficaz recurso de siempre
    • Amado Boudou pidió su excarcelación en la causa Ciccone
    • El 28 de agosto, Día D para los Moyano y la multa millonaria a Camioneros
    • El histórico abogado de Claudio Uberti se despega y crecen las dudas sobre su entrega
    • Dos dirigentes muy cercanos al Papa Francisco acompañaron a Cristina Kirchner
    • Empresarios involucrados en "retornos" ofrecieron hacer obras gratis para evitar el juicio y la cárcel

Un detenido por ejecutar a tiros a un jubilado en un robo

Como cada mañana, Jacinto Marcial Cerezo (73) salió a dar una vuelta por el barrio para hacer algunos mandados. Tenía que comprar alimento para sus mascotas. Pero la rutina se terminó a poco de comenzar. Ya se había subido a su camioneta para volver a su casa cuando un ladrón le abrió la puerta, lo bajó y lo mató de dos tiros para robársela.

El brutal asalto ocurrió en la mañana de este jueves, a las 9.45, en Don Orione y Estados Unidos, en Lanús. “Tito”, como le decían a la víctima, había ido al negocio “Mi Mejor Amigo Pet Shop” ubicado en esa esquina. El hombre era cliente del comercio desde que abrió, hace ocho años.

Según los vecinos y las personas que estaban en el local en ese momento, a los pocos segundos de que el jubilado saliera del local escucharon dos disparos. Luego vieron la Ford Ecosport beige del hombre arrancar a toda velocidad. Cuando salieron del local, se encontraron con “Tito” caído en el piso.

Según lo que habían podido reconstruir los investigadores, un ladrón armado sorprendió al jubilado cuando ya se había subido a la camioneta. Bajo amenazas, lo obligó a bajar, lo tiró al piso y, antes de subirse a la Ecosport, le disparó dos veces. Una versión indicaba que el hombre había intentado pararse y que en ese momento el asaltante lo baleó.

Alarmados por la situación, los vecinos llamaron al 911. Pero el jubilado falleció a los pocos minutos.

Las personas que pasaban por el lugar dieron una descripción de la ropa del asesino. También le dijeron a la Policía que la camioneta había partido en dirección a Villa Fiorito, en Lomas de Zamora.

Las cámaras de seguridad de la zona confirmaron esa versión. En las cercanías del lugar del crimen hay dos cámaras municipales, una a 100 y la otra a 200 metros de la esquina de Don Orione y Estados Unidos. Esos dispositivos registraron la fuga de la Ecosport en dirección a Fiorito.

Cerca de las 16 del jueves, la Policía ubicó la camioneta en ese barrio y, gracias a los datos que aportaron algunos testigos, identificaron los lugares en los que podría haberse escondido el asaltante.

El fiscal Sergio Shaffer, a cargo de la UFI N° 4 de Lomas de Zamora, ordenó entonces una serie de allanamientos y así la Policía logró la detención de un sospechoso. Le dicen “Kechu” y tiene 34 años.

“Tito” era un vecino “de toda la vida”, muy querido por todo el barrio. Esposo de una docente de Villa Caraza, solía participar de los actos escolares y sacaba fotos “de oficio”. También le gustaban los animales: tenía gatos, perros y aves.

Horacio, dueño del vivero y la tienda de mascotas adonde “Tito” solía ir casi todos los días, dijo que era un “excelente vecino”. “Vivía a una cuadra de distancia nada más. Todas las mañanas salía a dar una vuelta por el barrio y a hacer mandados. Por lo general venía caminando o en un Renault 9 viejito. Pero ayer justo salió con la camioneta y pasó esto”, lamentó el comerciante.

Vecinos de esta zona de Lanús Oeste dijeron a este diario que “falta patrullaje” y que en el último tiempo sufren una ola de robos: enumeran otros dos robos de autos y tres asaltos a mujeres en la misma manzana en el último mes, “sin contar los arrebatos a celulares”.

Además, hace dos meses, a la vuelta de donde asesinaron a Jacinto, mataron a un prefecto para robarle su Renault Duster. Fue en Hernandarias e Islandia, donde dos ladrones asaltaron a Diego Andrés Oviedo (44), quien trabajaba en el Departamento Central de Investigaciones de Prefectura. El agente iba junto a su familia y, al ser sorprendido por los ladrones, dio la voz de “alto”, sacó su arma y se desencadenó un tiroteo.

El enfrentamiento terminó con uno de los delincuentes herido y Oviedo baleado. El prefecto fue trasladado al hospital Evita de Lanús pero murió cuando era operado.

Por ese hecho, la Policía detuvo a un ladrón de 19 años en Villa Fiorito, el mismo lugar donde anoche aprehendieron al presunto asesino de Jacinto.