Tenía que declarar como testigo por un crimen y lo mataron de un balazo por la espalda

Un joven de 21 años fue asesinado este miércoles en la localidad bonaerense de Campana, en un presunto ajuste de cuentas. Su familia asegura que estaba amenazado porque debía declarar como testigo en una causa por homicidio y apunta contra una banda narco que domina la zona. 

La víctima fue identificada como Sebastián Ruiz. Había salido en bicicleta de su casa, en el barrio San Cayetano, cerca de las 10 de la mañana. Media hora después lo bajaron desde un auto y lo abandonaron en la puerta de la vivienda. Tenía un balazo en la espalda. Su papá lo cargó en brazos y trasladó hasta el hospital, donde murió dos horas después.

Para la familia no hay dudas de que el crimen estuvo vinculado a su rol como testigo del homicidio de Antonio Fernández, hijo de un concejal de Zárate. Ese crimen fue cometido en junio de este año. La víctima, de 35 años, fue acribillada a balazos el día de su cumpleaños, cuando llegaba a una casa para ver a su pareja. Le dieron ocho tiros.

Por ese homicidio fue detenido un joven identificado como “Chucky”, quien estaría vinculado a la venta de droga en Campana. Según contaron familiares de Sebastián a Clarín, el acusado lo había amenazado en reiteradas oportunidades a través de mensajes de Facebook. 

“Sebastián estaba metido con gente pesada. Dependía de ‘Chucky’. Si no hacía lo que él le ordenaba, no le daba lo que necesitaba para consumir”, contó a TN Milagros, una de sus hermanas.

Voceros del caso señalaron a TN que en la cuadra donde asesinaron a Ruiz funcionaba un búnker de drogas que había sido denunciado 16 veces de manera anónima a través de un buzón abierto a los vecinos. El 19 de junio, a raíz de esas presentaciones, el punto de venta fue derribado.