• Sólo el 20% de los empleados públicos cobró el plus completo por presentismo
    • La Justicia no cree en el relato de los aportes para la campaña y se concentra en las coimas
    • Cómo será el operativo de seguridad para la nueva indagatoria de Cristina Kirchner en Tribunales
    • El 40% de los empleados públicos cobró el plus por presentismo
    • Un adelanto del ajuste, el pacto sindical y Carrió contraataca en la Justicia
    • Cristina Kirchner vs. Claudio Bonadio: recelos, favores y un cuarto round en Tribunales

Narcos que bailan en una “lluvia de billetes” y una venganza que se viraliza

Matías Viscay, de 34 años y delegado de la UOCRA.

Drogas, peleas, traición y un video viral. Esta es la historia reciente de Matías Viscay, acusado por la policía de ser miembro de una banda narco de La Plata. En las últimas horas fue detenido y ahora se lo señala como responsable de filtrar una grabación donde se ve a su ex jefe arrojando billetes al aire en su casa.

Viscay, de 34 años y delegado de la UOCRA, cayó entre la noche del lunes y la madrugada del martes tras una serie de allanamientos en los que también se secuestraron unas 300 dosis de droga, computadoras y documentos de interés para la causa, según informaron fuentes policiales.

Hasta hace pocas semanas, el detenido era el segundo de un líder narco identificado como Marcos, que opera en la zona del barrio platense El Palihue.

Sin embargo, una disputa por el comando del negocio los habría hecho distanciarse, tras lo cual Viscay o sus allegados habrían filtrado el video que compromete al jefe de la organización, quien permanece en libertad ya que no hay una orden de captura en su contra.

Además, no se descarta que Viscay -conocido como “Pincho”- haya estado detrás del llamado al 911 que dio origen a la investigación contra la banda.

Tras un intenso trabajo que incluyó vigilancias encubiertas y registros en videos y fotos, así como la identificación de múltiples compradores de drogas, los investigadores lograron reunir los elementos probatorios que dieron lugar a la serie de procedimientos.

Así, unos 150 agentes de distintas áreas de la Policía de la provincia de Buenos Aires allanaron tres viviendas y un comercio en inmediaciones de las calles 99 y 122 de La Plata, además de una casa quinta de considerables dimensiones bautizada “La Hermosura”, en calle 641 y ruta 11.

Durante el procedimiento que terminó con la detención de Viscay, la Policía debió contener a familiares y amigos que se enfrentaron a los oficiales con piedras y palos.

La banda narco sería responsable de proveer cocaína y marihuana al menudeo en distintos puntos de La Plata, Berisso y Ensenada.

La organización criminal contaba con “soldados” que daban inmediato aviso sobre la presencia de cualquier persona que resultara “sospechosa” de ser Policía. Tal es así que cuando veían un patrullero recorriendo echaban a los compradores hasta que el móvil continuaba su recorrido.

Con el fin de disimular su actividad, Marcos montó un comercio de autoservicio que era atendido por su hija, conocida como “La Maura”.

Los “soldados” custodiaban la venta de drogas en el lugar, en tanto que Viscay tenía su centro de distribución a escasos metros del lugar.

Desde el distanciamiento entre el líder y “Pincho”, los enfrentamientos entre ambos sectores se multiplicaron.