“Me tendrían marcada”, dijo la odontóloga asaltada en una pizzería de Palermo

Una mujer tomaba un café en una pizzería de Palermo cuando fue asaltada por un hombre que le arrebató su cartera, en la que llevaba los 6 mil dólares que acababa de comprar en una casa de cambio. El delincuente salió del negocio con el bolso de la víctima y se subió a una moto, conducida por un cómplice, en avenida Santa Fe y Coronel Díaz.

Este miércoles, Patricia Riera, odontóloga de 48 años, pasó por una casa de cambio de Anasagasti al 2000, donde compró 6 mil dólares. Caminó una cuadra hasta la pizzería de la cadena Kentucky, en Coronel Díaz y Santa Fe. Allí se sentó, pidió un café y se dispuso a esperar a una persona.

​Lo que no sabía era que, según las primeras versiones, ya estaba “marcada” y que al menos dos delincuentes la seguían.

Una vez dentro del local, cuando ella estaba sentada a la mesa, un hombre de gorrita negra ingresó al negocio y se acercó a su ubicación. Sin mediar palabra, tomó la cartera, sacó un arma de fuego de entre sus ropas y la posó sobre la cabeza de la víctima, que atinó a defenderse. 

Después de forcejear durante unos 15 segundos y luego de darle una patada a la mujer, el delincuente pudo obtener la cartera y salió de la pizzería.

Todo a plena luz del día y ante la estupefacta mirada de decenas de testigos, entre comensales, personal del local y transeúntes. Uno de los mozos de la pizzería tomó un cuchillo y amagó con ir sobre el ladrón, aunque éste ya estaba en plena huida.

Un cómplice esperaba al delincuente en la calle, a bordo de una moto, para completar la fuga.

“La verdad que estoy todavía muy shockeada, fue un momento horrible, estaba en un lugar como Santa Fe y Coronel Díaz tomándome un café y de repente sufrí este asalto muy violento, fue una situación muy brusca y una angustia terrible, que te estén apuntando con un arma es muy desagradable”, contó Riera.

En declaraciones al canal Crónica TV, añadió: “Me tendrían marcada, había salido de una casa de cambio en Anasagasti y Santa Fe, caminé solamente una cuadra, me senté en la pizzería y me apuntó directamente a mí”.

“A la salida había un policía, pero lo estaba esperando una moto y no lo persiguió”, lamentó la mujer, de 48 años, quien resultó con cortes en la cara y los brazos. 

La fiscalía en lo Criminal y Correccional 6 de la Ciudad de Buenos Aires, que investiga el caso junto a la comisaría 21°, pidió la filmación para identificar al delincuente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *