Las últimas 24 horas de “Pity” Alvarez: una pelea que terminó en muerte y la desesperación por huir

Al músico Cristian “Pity” Alvarez (46), líder de “Viejas Locas” e “Intoxicados”, lo acusan de haber asesinado de cuatro tiros a Cristian Maximiliano Díaz (36), en el barrio Samoré de Villa Lugano, en la madrugada del jueves. El artista se entregó en la comisaría 52 la mañana de este viernes, tras ser intensamente buscado por la Policía en distintas zonas de Capital y el Conurbano bonaerense.

En las últimas horas del jueves, su auto apareció a la vuelta del boliche Pinar de Rocha, en la zona oeste del GBA.

Su novia y al menos tres testigos vinculan a “Pity” con el homicidio de Díaz, un ex vecino que había ido al barrio Cardenal Samoré a visitar a su hija adolescente. Todavía no hay certezas sobre lo que ocurrió antes. Mientras algunos vecinos dicen que el cantante le pedía drogas a la víctima, otros aseguraban que el motivo de la pelea fue una deuda que Alvarez mantenía con Díaz.

Pero todos coinciden en que después de tirar cinco veces con una pistola, el músico se fue caminando hacia un auto donde lo esperarían una mujer, que sería su novia, y otro hombre, que fue señalado como “músico” y “mánager” de “Pity”. Una versión indicaba que Alvarez, después de hacer algunos metros con el coche, paró, levantó una alcantarilla y descartó el arma. Luego no se lo vio más.

Fue un vecino del barrio el que se topó con el cuerpo ensangrentado de Díaz en un pasillo entre las torres 11 y 12 del barrio Samoré y llamó al 911, a la 1.50 de ayer. Cuando la Policía llegó al lugar, la víctima se encontraba ya sin vida con toda la cara ensangrentada.

Díaz era un antiguo vecino del barrio que hace algunos meses, producto de una separación, se había mudado a Villa Fiorito, en Lomas de Zamora. Pero cada tanto volvía a visitar a su hija de 16 años que vive en la torre 11 de Samoré. “Pity” vive en el quinto piso de la torre 12, ubicada enfrente.

La primera versión con la que se encontraron los agentes de la Policía de la Ciudad es que “hubo una discusión” entre Díaz y Alvarez, por la que el cantante habría recibido un cabezazo. Después de ese golpe, y según ese relato, “Pity” buscó un arma en su casa, volvió y le disparó cinco veces a la víctima. Díaz recibió cuatro tiros: tres en la cara y uno en el pecho.

Un vecino que aseguró haber estado en el momento del hecho junto a Díaz y Álvarez dijo que el cabezazo no existió y que tampoco hubo una pelea. “’Pity’ no habla con nadie. Se cruzaron palabras. (’Pity’) le pegó a un pibe y a los 20 minutos pasó esto. No se si subió para ir a buscar el arma o si bajó porque se tenía que ir a tocar”, relató el testigo.

Según reconstruyeron los investigadores, tras el homicidio “Pity” descartó el arma y escapó en su auto. Luego fue al boliche Pinar de Rocha, ubicado en Rivadavia al 14700, en el límite entre Ramos Mejía y Morón, para ver el recital de cuarteto de Ulises Bueno, según confirmaron a Clarín fuentes del caso.

No obstante, la novia del cantante, una joven de 25 años que lo señaló como autor del crimen de Díaz, contó que asistieron al show para buscar a una persona que les iba a brindar ayuda para fugarse. Allí, según declaró, ella decidió alejarse del cantante.

La presencia de Alvarez fue posterior al horario del crimen de Díaz. “Pasó media hora. Entró, saludó y se fue”, explicaron fuentes de la organización. También habría pedido ir al camarín del cantante cordobés, aunque no se lo permitieron.

La visita quedó retratada por una foto publicada en Instagram por un integrante del staff de Ulises Bueno.

Horas después del crimen, durante los rastrillajes realizados por la Policía en Villa Lugano, un oficial encontró dentro de una alcantarilla una pistola calibre 6.35 milímetros con cinco vainas servidas. El arma no estaba registrada. Con ese dato y los relatos de los testigos, el juez Martín Yadarola, del juzgado de instrucción Criminal y Correccional N° 4, libró ayer a la mañana una orden de captura contra “Pity” y ordenó un allanamiento en su casa del barrio Samoré. También lo buscaron en Villa Soldati.

Los investigadores trabajaban con las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la zona para reconstruir el recorrido del cantante. Según pudo saber Clarín, ni el momento de los disparos ni el descarte del arma fue registrado.

La primera pista sobre su ubicación apareció en el oeste del Conurbano, donde agentes de la Bonaerense encontraron un Volkswagen Polo verde patente DQP 320, modelo 2000, que figura a nombre de de Alvarez. El coche estaba estacionado en Vicente Casares al 700, justo a la vuelta del boliche Pinar de Rocha.

El músico habría llegado en el Polo verde y lo dejó estacionado en un garaje privado. Pero según indicaron fuentes del caso a Clarín, cuando se fue del boliche abandonó el auto en la calle y se subió a otro vehículo, que aún no fue identificado. Con esos indicios, la Policía buscaba a anoche “Pity” en el Conurbano.

La causa está a cargo del juzgado de Instrucción Criminal y Correccional N° 4, de Martín Yadarola. A Alvarez se lo acusa de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.