• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

Lanchas y tecnología contra la droga que llega por la hidrovía

Las nuevas lanchas Prefectura en el puerto de Posadas. Foto: Andres D’Elia

Son 1.240 kilómetros de río -entre el Iguazú y el Paraná- por los que al año circulan más de 12.000 buques. Por la Hidrovía se transportan aceites, combustibles, metales, granos y vehículos, entre otras cosas. También es la frontera natural con Paraguay y la zona por donde más cantidad de droga ingresa a la Argentina. Por eso el Gobierno lanzó el Plan Nacional de Seguridad en la Hidrovía.

Se trata de la “segunda etapa” de la lucha contra el narcotráfico, según explicó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, durante la presentación del programa en Posadas, este lunes. Como parte del lanzamiento, se presentaron las dos lanchas tipo Shaldag que el Gobierno compró a Israel y que servirán para vigilar las fronteras con tecnología.

Estas embarcaciones cuentan con dos motores de 2.400 hp cada uno que desarrollan una velocidad máxima de 50 nudos (92 kilómetros por hora), están equipadas con ametralladoras 50 milímetros, dos fusiles 7.62, sensores, radar y cámaras de largo alcance que permiten ver a una distancia de 4.000 metros, incluso de noche.

Dentro del plan de seguridad en la Hidrovía, las Shaldag contarán con el apoyo de aviones no tripulados, radares terrestres y centros de comando y control conectados para detectar los famosos “cruces informales” de una frontera a la otra.

“Hay lugares donde el río es muy finito, sobretodo desde Misiones hacia el norte. Cuanto más angosto, menos tarda un bote en cruzar. Necesitábamos en primer lugar tener elementos rápidos y muy disuasivos”, dijo Bullrich a Clarín.

La ministra también habló de una situación cada vez más hostil en los operativos antidroga: “Lo que sucede de manera permanente es que cuando detectamos que están por subir un cargamento desde la costa de enfrente, te tiran. Ahí tenés que tener la posibilidad de defenderte”.

Como parte del plan habrá patrullajes fluviales y vigilancia costera ininterrumpida, controles de rutina a embarcaciones, sobrevuelos con aviones y helicópteros y la coordinación con Aduana para agilizar la apertura de contenedores. También se realizarán operativos especiales.

“En la frontera pisamos el hormiguero, con secuestros de 500 kilos a 10 toneladas. Cuando llega al territorio hay que ir pisando hormiga por hormiga. Los 500 kilos llegan a 5.000 bunkers”, concluyó Bullrich.