• El ex piloto de los Kirchner declaró que llevaban bolsos a Santa Cruz en el Tango 01
    • Juicio por la tragedia de Once: la Oficina Anticorrupción pidió diez años de prisión para Julio De Vido
    • Según Claudio Uberti, los Kirchner "tenían bóvedas" en Río Gallegos
    • Un frente gremial busca protagonismo y lanza una Multisectorial en Atlanta
    • Federico Pinedo, contra el PJ: "Hubo una lamentable decisión de entorpecer a la Justicia"
    • Kirchner, según el relato de Uberti: "Cristina está haciendo una construcción en Los Sauces y necesita plata blanca"

La foto de Pity Alvarez y su víctima

Cristian Maximiliano Díaz (36), asesinado por “Pity” Alvarez en Villa Lugano.

Fueron apenas 42 segundos. Pero les bastaron para decir mucho. El viernes a la mañana, cuando el cantante Cristian “Pity” Alvarez (46) se entregó en la comisaría 52° de Villa Lugano, por el crimen de Cristian Maximiliano Díaz (36), habló sorpresivamente ante las cámaras de TV durante ese lapso de tiempo y reconoció haber asesinado a la víctima de cuatro balazos. “Sí, yo fui el que disparé”, sostuvo.

“No éramos amigos. No, nada que ver”, contestó enfundado en su campera multicolor, gorro oscuro y detrás de esos anteojos marrones con marco blanco, los mismos con los que se había dejado fotografiar minutos después del homicidio en el boliche Pinar de Rocha, en Ramos Mejía, adonde fue a ver al cuartetero cordobés Ulises Bueno, hermano del recordado “Potro”.

Si bien “Pity” negó el vínculo con su víctima, anoche Telefé Noticias difundió una foto juntos que prueba que se conocían. Díaz había sido inquilino en las torres del barrio Samoré, adonde seguía viviendo su hija de 16 años. El día que encontraría la muerte había ido a visitarla. Hubo una discusión con el ex líder de Intoxicados y Viejas Locas que terminó como ya todos saben.

“Él era un pibe que choreaba”, fue otra de las frases de Alvarez ante los medios. La Policía, no obstante, derrumbó esto rápidamente: “El Gringo” Díaz no tenía antecedentes delictivos ni portaba armas cuando se produjo la pelea.

Uno de los testigos del asesinato, amigo de la víctima, complicó a “Pity”: “Lo mató a sangre fría”, le dijo al juez del caso, Martín Yadarola. Otra de las personas que presenció el hecho fue Agustina, novia del artista.

“Se sintió muy amenazado para reaccionar así, le pegaron en la cara cachetazos, creo que cabezazos también, lo tiraron al piso”, señaló este lunes Cristina Congiú (68), la madre de “Pity”.

Y afirmó suponer “que sintió un poco de temor” por su pareja, por lo que reaccionó violentamente y le pegó cuatro tiros a la víctima: tres en el rostro y uno en el pecho.

“Según Agustina, el tipo se le acercó bien a la cara, le pegó un cabezazo y le dijo: ‘No tengo nada para perder, yo ya estuve preso y sé lo que es esto'”.

“Pity” Alvarez se entregó en la comisaría 52 del barrio de Villa Lugano.
foto Rolando Andrade Stracuzzi

Alvarez permanece alojado en el pabellón psiquiátrico del Programa Integral de Salud Mental Argentino (PRISMA), en Ezeiza, dependiente del Servicio Penitenciario Federal (SPF), a raíz de su adicción a las drogas.

Allí están también Giselle Rímolo, la falsa médica ex pareja del locutor Silvio Soldán; y Martín Ríos, el llamado “Tirador de Belgrano” que mató a balazos al necochense Alfredo Marcenac (18) el 6 de julio de 2006, en plena avenida Cabildo.