La esperanza frustrada de Daniel Lagostena

el abrazo de familiares de Erica Soriano

Daniel Lagostena (58) fue el último en entrar a la sala, que ya estaba llena de gente. Llegó rodeado por seis policías y su cara no expresaba nada. Miró a su alrededor, como analizando la escena. Estaba pálido, serio y expectante. Se sentó, juntó las manos sobre el escritorio y miró a un punto fijo. Esperó, como todos, que los jueces dieran a conocer su decisión, a ocho años del crimen de Erica Soriano (30). “Por unanimidad este tribunal ha tomado la decisión de dar un veredicto condenatorio”, leyó un secretario en la sala más grande de los Tribunales de Lomas de Zamora. El acusado, ex pareja de la víctima, sólo habló con su abogado y se fue esposado. “Estaba esperanzado con la absolución”, dijeron en su entorno.

María Esther Romero (58), la mamá de Erica, se tapó la cara cuando escuchó la resolución. Lloró un poco y abrazó a su abogado, y después a sus hijos. Ella lo repitió una y mil veces, pero ahora la Justicia le dio la razón: Lagostena es culpable de haber matado a Erica el 21 de agosto de 2010.

“Yo espero que sean 25 años, que sea una condena ejemplar, para que un tipo lo piense dos veces antes de ser violento con una mujer. Hace años que cargo con esto, nunca se iba a saber lo que pasó con mi hermana porque él no iba a confesar, es un psicópata”, dijo Verónica Soriano, la hermana de Erica. Y siguió: “Lo único que quiero es abrazar a mi familia. Ayer (el martes) nació el que sería el nieto de Erica y cuando vi los ojitos en la foto lo único que pensé es que ella no lo va a conocer nunca. Es un angelito que vino a traer justicia, espero que termine siendo así”.

En un procedimiento poco habitual, pero válido para el Código Procesal bonaerense, el tribunal no informó cuántos años deberá pasar Lagostena en la cárcel, sólo dijeron que fue condenado por unanimidad. Tampoco aclararon qué delito ni calificación le imputarán, algo que aún no está claro ya que el cuerpo nunca apareció. Recién el viernes a las 13 darán a conocer la pena.

La madre de Erica Soriano

“Son muchos testigos, fue un juicio largo y se puede tardar en procesar toda la prueba”, explicó Marina Rocovich, la fiscal del juicio, que pidió una pena de 25 años para Lagostena por el delito de “homicidio en concurso ideal con aborto (Erica estaba embarazada) en contexto de violencia de género”.

“Es una tranquilidad”, pudo decir Brenda Soriano, la otra hermana de Érica, que está embarazada.

María Esther Romero, la mamá de Erica, aseguró: “No esperaba nada porque no quería generarme expectativas. No siento rencor ni quiero venganza. Pero es una persona que no puede estar en libertad. Tiene que estar resguardado para que no pueda lastimar a otras personas”.

Marcelo Mazzeo, el abogado que representa a los Soriano, insistió en que “espera una condena de 20 ó 22 años”. Pero para la familia y los que presenciaron la lectura del veredicto el temor es otro: preocupa que la pena que vayan a decidir los jueces Darío Bellucci, Juan Manuel Rial y Victoria Ballve sea menor a la esperada.

Daniel Lagostena fue condenado este miércoles por el crimen de su pareja, Erica Soriano. (Luciano Thieberger)

Jimena Aduriz, la mamá de Angeles Rawson; y Matías Bagnato, el único sobreviviente de la Masacre de Flores, acompañaron a la familia de Erica Soriano durante el juicio. Después de la audiencia, Bagnato dijo a Clarín: “Me dio mala espina que no hayan dado a conocer la pena. Creo que vieron la cantidad de medios que había, la gente que fue y juegan a dilatarlo. Ojalá contemos con todas esas personas el viernes. No es que ya podemos festejar porque hubo justicia. El rango de pena es de 8 a 25 años. Si nos dicen el viernes que lo condenan a 9 años, la familia no va a estar conforme. Hay que estar muy atentos”.

Erica Soriano tenía 30 años y para 2010 hacía poco más de nueve meses que estaba en pareja con Daniel Lagostena. Embarazada de 2 meses, desapareció de la casa de Lanús que compartían en agosto de aquel año. Nunca más se supo de ella y se sospecha que terminó en una cremación clandestina.

En el juicio, dos ex parejas de Lagostena lo acusaron de violento. Los testimonios de la familia de Erica, de sus amigas, de sus compañeras de trabajo y de su hija Florencia -que el martes fue mamá- coincidieron: el hombre controlaba y celaba a su pareja y la alejó de su entorno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *